<
>

Previas NFL 2020, Buffalo Bills: el peso de ser favoritos

play
Análisis: Buffalo Bills son candidatos a ganar la División Este de la AFC (2:17)

Carlos "Tapa" Nava y Pablo Viruega con un repaso a lo que podría ser la temporada 2020 de los Bills y hasta donde los puede llevar su defensiva. (2:17)

Los Buffalo Bills no cargaban la etiqueta de favoritos en su división en bastante tiempo, como sucede en la temporada del 2020

Por primera ocasión en muchos, muchos años, corresponde a los Buffalo Bills tomar la estafeta como favoritos al título divisional en la AFC Este.

Buffalo se ha metido a los playoffs en dos de los últimos tres años, pero no ha ganado un partido de postemporada desde el 30 de diciembre de 1995, cuando Thurman Thomas comandaba el backfield.

Los Bills entregaron una extensión de contrato hace apenas días al head coach Sean McDermott, reafirmando su fe en el proyecto. Sin embargo, la mayor interrogante que enfrenta Buffalo llega en la posición más determinante sobre el terreno de juego.

¿Puede Josh Allen convertirse en el quarterback que requiere Buffalo para trascender en postemporada?

La derrota de los Bills el año pasado en la Ronda de Comodines nos ofreció un microcosmos de lo que ofrece Allen como quarterback. Por momentos, sus pinceladas de escapista mantuvieron vivos a Buffalo ante los Houston Texans, pero sus errores garrafales terminaron siendo costosos.

En el balance, lo positivo no ha superado todavía a lo negativo con suficiente holgura como para pensar en los Bills como serios contendientes al Super Bowl. Lo primero que debe hacer Allen es encontrar consistencia: evitar que los picos y valles sean menos extremosos, y darle a los coaches ofensivos de Buffalo una sensación de saber exactamente qué esperar en cada jugada, particularmente situaciones por pase.

Allen se ha convertido en un comodín que puede poner en aprietos a las defensivas, pero con un Total QBR de 47.3 (en escala de 0-100), esos chispazos serán suficientes para ganar, quizás, un puñado de partidos. No serán suficientes para ganar un título de la NFL.

Buffalo no está listo para buscar a un reemplazo de Allen en la posición de quarterback, ni cerca, pero si los Bills quedan fuera de la postemporada y el nivel del pasador es una de las razones de ello, esa postura se replantearía para el receso de temporada entrante, porque hay demasiado talento en esta plantilla como para desperdiciar la ventana de oportunidad actual.

¿Quién es el rostro nuevo a seguir?

Los Bills hicieron mucho ruido previo al draft, cuando enviaron cuatro selecciones de draft --una de primera ronda, una de quinta ronda y una de sexta ronda del 2020, y una de cuarta ronda del 2021-- a los Minnesota Vikings por el receptor abierto Stefon Diggs, y una selección de séptima ronda del 2020.

No tengo ninguna duda de que el grupo de receptores que tuvo Allen a su disposición el año pasado fue uno de los motivos que condujeron a la inconsistencia. Cole Beasley, John Brown y Zay Jones --a quienes algunos nombraron entre las mejores tripletas de la liga hace 12 meses-- son buenos, a secas, sin que entre ellos haya un genuino receptor abierto N° 1. Jones ni siquiera culminó la temporada con el club.

play
0:38

Stefon Diggs practicó por primera vez con el casco de Buffalo

El receptor corrió algunas rutas con la indumentaria de su nuevo equipo para esta campala-

Diggs llega para cumplir ese rol, después de haber sido desplazado del mismo por Adam Thielen en Minny. Con Jones en la plantilla de los Las Vegas Raiders, así que queda entre Beasley y Brown disputar los siguientes dos puestos en el orden de jerarquía, quienes podrían verse apretados por Isaiah McKenzie, quien renovó por una campaña.

Diggs es un receptor abierto de jugada grande, con explosividad en la parte profunda del campo, lo que se suponía era el punto fuerte de Allen por aire, cuando llegaba a la liga procedente de Wyoming. Allen no ha sido tremendamente eficiente lanzando largo en la NFL, pero nunca ha tenido un arma como Diggs. Si Allen ha de brillar, Diggs deberá tener un papel preponderante en ello.

¿A quién van a echar de menos?

Posiblemente, será el tackle defensivo Jordan Phillips. La defensiva de Buffalo se ha convertido en una de las mejores en la NFL, gracias en buena medida a la rotación al frente. Phillips jugó solamente año y medio con los Bills, pero se despachó con 9.5 capturas desde el interior de la línea en el 2019, un total notable para la posición de tackle, sobre todo si consideramos que solamente inició nueve encuentros.

Ahora, Buffalo alineará con Ed Oliver --un recluta de primera ronda del año pasado-- en esa posición. Oliver tiene todas las características que se necesitan para brillar intensamente en esta liga, pero por momentos sufrió en su campaña debut. Con todo y eso, sus cinco capturas no fueron nada despreciables.

Oliver bien podría crecer en su rol como titular, y es lo que se espera de alguien que llegó a la NFL con su historial, pero la rotación que hacían los Bills con él y Phillips probó ser letal para algunas ofensivas, y ahora recaerá mucho peso sobre el jugador de segundo año por conseguir esa producción solo. Quinton Jefferson y Harrison Smith serán las opciones primordiales desde la banca para la posición de tackle.

Jugadores que declinaron la temporada a causa del coronavirus

Tackle defensivo Star Lotulelei, esquinero E.J. Gaines.

¿Qué dicen las casas de apuesta?

De acuerdo al Caesars Sportsbook, Buffalo es favorito (+100) para quedarse con la AFC Este, y los Bills tienen las quintas mejores probabilidades (+1000) para coronarse en la Conferencia Americana.

Por su lado, Caliente fija la línea de ganados y perdidos de los Bills en 8.5, pagando -154 a las altas y +110 a las bajas.

Pronóstico para el 2020

Quizás parezca una obviedad señalar que los dos partidos directos ante los New England Patriots serán fundamentales para determinar al campeón de la AFC Este, pero podrían ser todavía más importantes los cuatro partidos combinados contra los Miami Dolphins y New York Jets porque, usualmente, los equipos que son protagonistas en enero no suelen perder partidos que no deben perder durante la campaña regular. Con algo de suerte, Buffalo podría tener un inicio rápido que le sirva para ponerse 4-0 o 5-0 --en el mejor de los casos-- antes de enfrentar lo más complicado de su calendario.

Fuera de la división, habrá partidos cruciales ante los Raiders, Tennessee Titans, Los Angeles Chargers y Pittsburgh Steelers, además de toda la NFC Norte. Pensando positivamente, veo un 10-5 para los Bills.