<
>

Ashleigh Barty y Danielle Collins irán por el título en el Australian Open

play
¡Ashleigh Barty, finalista en Australia! (1:01)

La N° 1 del mundo, invicta hasta el momento en esta temporada, venció a Madison Keys por 6-1; 6-3 para aterrizar en la gran definición del evento oceánico. (1:01)

Una final inédita con dos grandes protagonistas. Una fija que "aplasta" rivales y una supuesta sorpresa que tiene todo para dar la nota. De un lado la N° 1 del mundo, Ashleigh Barty, se quedó con el triunfo por 6-1, 6-3 ante Madison Keys (51ª) y, del otro, Danielle Collins (30ª) arrasó con la ilusión de Iga Swiatek, novena jugadora del ranking, por 6-4 y 6-1.

Por primera vez en la historia del Australian Open, ambos cruces de semifinales correspondientes al cuadro femenino se llevaron adelante durante la jornada nocturna.

Luego de una temporada consagratoria, en la que ganó cinco títulos -incluída su segunda corona de Grand Slam en Wimbledon-, conquistó una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokio (dobles mixto), retuvo el liderazgo en el ranking y además finalizó por tercer año consecutivo en esa posición, Barty quiere más. La llegada a la final del Australian Open representa, no sólo la oportunidad de festejar en casa con su público, sino también la posibilidad de suceder a Chris O’Neil, última australiana que alcanzó la gloria como local en la edición de 1978.

Un excelente momento que, por lo pronto, parece no tener fecha de caducidad. Inició el 2022 con triunfo en el WTA de Adelaida y, extiende, hasta ahora, un invicto de 10 partidos. Arrastra un camino en el Abierto de Australia contundente: no ha cedido parciales y sólo en una oportunidad lograron quebrar su servicio (Amanda Anisimova en octavos de final).

Por su parte, Collins, semifinalista hace tres años en Australia, llega a la conclusión del evento tras vencer en el tramo final a Alizé Cornet, una de las grandes revelaciones del certamen, y a Swiatek, campeona de Roland Garros 2020. Durante la temporada pasada, la estadounidense de 28 años se convirtió en una de las nuevas ganadoras del circuito femenino tras hacerse con el trofeo en Palermo y, posteriormente, en San José. Ahora, intentará arrebatarle la esperanza y el invicto a la N° 1 del mundo en su propia casa. Pequeña gran tarea para una enorme final.