<
>

Décimo aniversario del Mundial, Busquets: "Cuando marcó Puyi... se nos abrió el cielo"

play
A la España 2010 solo le faltaba Messi para ser perfecta (2:15)

Barak Fever explica que el éxito de la Roja en Sudáfrica se dio gracias a que la mayoría de sus jugadores eran del Barça. (2:15)

Ansu Fati tiene 17 años, los que tenía Messi cuando explotó en el Barça o la edad con la que debutaron, también, Sergi Roberto o Thiago Alcántara. Sergio Busquets no. A los 17 era el hijo de Carlos, ex portero del primer equipo en la era de Johan Cruyff, que llegaba al club para incorporarse al equipo juvenil desde el Jabac de Terrassa. Ocurría en 2005.

A los 18 pasó al hoy desaparecido Barça C y un año después al filial, empezando, a los 19, a ser visto como un "quizá" en el club, cuando Rijkaard le llamó para un par de partidos de la Copa Catalunya y Pep Guardiola le dio protagonismo en el segundo equipo.

¿Quien es este chaval? se preguntó, sin embargo, todo el mundo cuando en agosto de 2008, recién cumplidos los 20, Guardiola le dio la alternativa en el primer equipo. Alto, desgarbado, introvertido y alejado de todo glamour, su debut coincidió con el inicio de la era de Pep como entrenador del primer equipo, un comienzo difícil y que pudo haberle convertido en víctima de los resultados... Pero su fútbol, la sencillez y perfección con que movía el balón, le convirtieron, de pronto, en probablemente la mejor aparición procedente de la cantera desde la época de Messi.

Al cabo de 12 años ahí sigue Busquets, acercándose a los 600 partidos con el primer equipo azulgrana y sumando 116 partidos con una selección española de la que es ya leyenda. Muy lejos queda aquel primero de abril de 2009, cuando en plena eclosión de azulgrana Vicente del Bosque le dio la alternativa en Turquía, en un partido valedero para el Mundial del que, se cumplen diez años, logró la clasificación para la final en Sudáfrica.

Centrado ahora en un final de temporada atípico con el Barça, del que es personaje innegociable, el mediocentro azulgrana atendió a ESPN Deportes para recordar aquella gesta mundialista.

ESPN: Era el novato de la selección, apenas sumaba 11 partidos en el equipo y, de pronto, se ve en la lista mundialista. No fue una sorpresa... Pero sí un cambio impensable.

Sergio Busquets: Sí... Aunque venía de una posición en la que era titular. Llevaba pocos partidos pero el cambio de sistema que hizo el mister y la baja de Senna me ayudó a ganarme el puesto.

ESPN: Con los jugadores que había en aquella selección, ser titular en el Mundial no se antojaba nada sencillo...

SB: Todos los que estábamos teníamos la misma ambición e ilusión. Me sentía importante, el mister me ayudó a sentirme importante y la confianza que recibí de todo el grupo me ayudó.

Busi llegó a Sudáfrica con esos once partidos a sus espaldas y se marchó, como campeón, con 18 internacionalidades. Del primero al último fue titular en los siete encuentros de La Roja, completando seis de ellos y siendo sustituido solamente, en el minuto 63, durante los cuartos de final ante Paraguay.

ESPN: Que Del Bosque diga que le gustaría ser como Busquets no es un halago cualquiera...

SB: Que eso venga de una persona como él, que lo ha sido todo en el mundo del fútbol es muy especial. Yo creo que en su momento lo dijo en un contexto concreto para ayudar al grupo.

ESPN: Porque el inicio del Mundial no fue precisamente feliz...

SB: Después de perder contra Suiza todo se focalizó en mí, que era el más joven e inexperto. De alguna manera pagué los platos rotos a ojos de la crítica y fue una manera de devolverme la confianza tanto a mi como al grupo. Dar una imagen de normalidad y optimismo.

Honduras, Chile, Portugal, Paraguay... A partir de esa primera derrota el equipo toma carrerilla y se planta por primera vez en la semifinal de un Mundial.

Busquets ya había sumado un sextete con el Barça, pero en La Roja seguía siendo un novato enfrentado a un escenario desconocido.

ESPN: Enfrentarse a Alemania en las semifinales, ¿le supuso un estado de nervios especial o esa imagen de tranquilidad que le acompaña es una constante dentro del campo?

SB: Recuerdo que lo afronté con más ambición y motivación que otra cosa. ¿Miedo? No... Nervios siempre hay por la exigencia del momento, por la sensación de que no puedes fallar pero sí puedo decir que en el vestuario había mucha confianza.

ESPN: Buen fútbol, pocos goles y mucho sufrimiento. Fue una constante de la España campeona...

SB: Éramos un bloque muy sólido que nos costaba hacer goles sí, pero más les costaba a los rivales marcarnos. Había mucha compenetración en el equipo y lo demostramos a cada partido que jugamos.

ESPN: ¿Se sentía favorito contra una campeona del Mundo como era Alemania?

SB: No es sentirse favorito ni tampoco inferior o superior. Como dije, teníamos mucha confianza en nosotros y creo que a la postre contra Alemania hicimos el mejor partido del Mundial. Fuimos mejores que ellos, superiores.

ESPN: ¿Recuerda el gol de Puyol?

SB: Es imposible olvidarlo. Cómo no recordarlo! Fue un gran centro de Xavi y un remate espectacular... Se nos abrió el cielo, fue un momento muy especial que mantienes en la memoria, mezclado con todo lo que fue el partido. Recuerdo, por ejemplo, que Pedro nos dio muchísimo en aquel partido y el juego colectivo de todos.

ESPN: ¿Se sintió ya finalista o incluso campeón en ese momento?

SB: No no... En partidos así no piensas más allá del momento. Sí es verdad que poniéndonos en ventaja y tal como iba la cosa, nos sentimos más cómodos con el balón y les obligamos a los alemanes a arriesgar más, pero estábamos muy centrados en acabar bien el partido.

ESPN: Después, la final... Otra vez sufriendo, con prórroga y al límite. Pero siempre manteniendo la esencia. ¿Eso fue fundamental en el éxito?

SB: Seguro. Tener la idea fija, la personalidad en el juego y, como dije, la confianza en nosotros mismos. Hicimos un gran Mundial y aquella victoria fue muy merecida.

ESPN: ¿Considera que es una generación irrepetible?

SB: Todas las generaciones son irrepetibles... Está claro que esta lo es por todo lo que ha ganado y por los jugadores que ha creado pero al final el fútbol evoluciona, todo cambia y nunca volverá a ser todo igual a nivel de generaciones.

ESPN: ¿Se puede mejorar aquella época?

SB: Cada momento, con sus jugadores, su manera de hacer, su estilo... Cada época es distinta pero sí entiendo que puede lograrse.

LA FICHA DEL PARTIDO

España: Casillas, Sergio Ramos, Puyol (Marchena 84'), Piqué, Capdevila, Busquets, Xabi Alonso (Marchena 90’), Xavi, Iniesta, Pedro (Silva 84’) y Villa (Fernando Torres 79').

Alemania: Neuer, Lahm, Mertesacker, Friedrich, Boateng (Jansen 51'), Khedira (Mario Gómez 79'), Schweinsteiger, Trochowski (Kroos 61'), Özil, Podolski y Klose.

Árbitro: Viktor Kassai (Hungría).

Gol: 1-0, minuto 73 Puyol.

Campo: Moses Mabhida, 60.960 espectadores.