<
>

España repite una actuación convincente, pero no está clasificada

play
España y Alemania reparten puntos y en grupo E está para cualquiera (1:19)

El resultado deja a los cuatro equipos del grupo con posibilidades de clasificar a octavos de final. (1:19)

BARCELONA -- España tiene los octavos de final del Mundial a su alcance. Si ganar en la última jornada a Japón le daría el pase como primera, un empate le bastaría para clasificarse... Y darle vida a Alemania, a la que le valdría ganar a Costa Rica para acompañarla como segunda.

Mientras que los ticos, atendiendo a su diferencia de goles (-6) necesitarán ganar a los germanos para pasar, entendiendo que un empate solo les daría la clasificación si España golease por siete goles a los nipones.

Puede considerarse un auténtico galimatías en el que es el equipo de Luis Enrique lo tiene todo en su mano después de dos partidos en los que ha mostrado músculo, futbol y una brillantez fuera de toda duda.

Si se estrenó con una goleada histórica ante Costa Rica, en un choque que se le puso pronto de cara y que supo gestionar con una magnificencia sensacional, su segundo encuentro, la prueba mayúscula ante la tetracampeona Alemania, fue una oda al mejor futbol que puede verse en el mundo.

Si Francia es, de momento, el único equipo clasificado para los octavos de final, es España el que más ha mostrado, en global, desde que comenzó el torneo de Qatar. Merece todo el reconocimiento Alemania, que supo sobreponerse con grandeza al derrumbe de su estreno frente a Japón, pero ha sido el combinado hispano el que, por el momento, ha completado 180 minutos a un ritmo de juego soberbio.

Desdibujada Holanda, irregular Inglaterra tras su excelente presentación, muy lejos de lo esperado la Argentina soportada por la figura de Messi, decepcionante Bélgica y a medio camino Croacia y a fogonazos, por el momento, Brasil, el Mundial que ya eliminó a Qatar y Canadá, ha dejado constancia que es el equipo de Luis Enrique, uno de los más jóvenes del campeonato, el que más está mostrando... Y todo ello sin tener el pasaporte en la mano.

Se puede elogiar, y con razón, a Marruecos y destacar el papel de Arabia Saudita entre las revelaciones/sorpresas del Mundial, pero si un equipo merece todos los titulares hasta este momento en Qatar este es España, que roza el objetivo de meterse en los octavos de final después de dos partidos sensacionales y que muestran el empaque y personalidad que le ha dado, sin reservas ni disimulo ninguno, Luis Enrique.