<
>

Festejo, emoción y lágrimas: Robert Lewandowski marcó su primer gol en Copas del Mundo ante Arabia Saudita

play
Gana Polonia y la histeria se apodera del Grupo C (1:38)

Polonia es nuevo líder al momento, a la espera del juego crucial entre México y Argentina. (1:38)

Polonia derrotó por 2-0 a Arabia Saudita en la segunda fecha del Grupo D del Mundial de Qatar y se metió de lleno en la pelea por el primer puesto, llegando a cuatro unidades. La nota del día la dio Robert Lewandowski, el experimentado atacante de Barcelona, quien fue el autor del segundo tanto de su equipo para dejar de cargar una mochila que venía arrastrando: la de convertir en Copas del Mundo.

Lewandowski tiene más de 600 goles en su carrera. Su jerarquía y calidad frente a los porteros es indiscutible. Fue goleador en Borussia Dortmund, en Bayern Munich y ahora demuestra sus dotes en Barcelona de España. Sin embargo, había un ítem que no tenía marcado en su lista de tareas: el marcar en un Mundial.

Ya había jugado en Rusia 2018, pero el desempeño de Polonia fue muy flojo y se despidió en fase de grupos. Su Selección perdió dos de los tres partidos que jugó y solamente anotó dos goles, aunque ninguno pudo ser convertido por Robert.

Qatar representaba la segunda oportunidad en la vida de Lewandowski de poder inflar redes rivales a nivel mundial. Cuando parecía que tenía todo para sacarse esa espina, con un penal ante México durante el primer partido que jugó, la figura del Memo Ochoa apagó sus ilusiones en lo que terminó siendo 0-0.

El segundo rival fue Arabia Saudita, una de las sorpresas del torneo y equipo que había demostrado suficiente intensidad y eficacia para vencer a la Argentina de Lionel Messi en el debut. Los asiáticos estuvieron a la altura nuevamente, pero Szczęsny tuvo una tarde fenomenal para evitar el puntaje ideal de los árabes. En este encuentro fue que Lewandowski se encontró por primera vez con el gol en un Mundial.

Aprovechó un error en salida de Arabia, robó el balón en la puerta del área y, sin marca, enfrentó al arquero para vencerlo con un toque suave de zurda y festejar entre lágrimas su primera anotación en Copa del Mundo.

El contexto es único y la competencia lo hace más especial. Después de marcar 600 goles, la emoción de Lewandowski refleja la importancia de esta Copa, de poner a un país en lo más alto y de demostrar por qué es uno de los mejores delanteros de esta época.