<
>

Barcelona no quiere sorpresas y ampliará el contrato de Ansu Fati hasta 2024

play
Messi ya no tiene a Luis Suárez, pero ahora tiene a Ansu Fati (1:34)

Koeman se estrenó en LaLiga con goleada de su Barça ante el Villarreal de Unai Emery. (1:34)

BARCELONA -- El Barcelona activará en un plazo cercano la opción unilateral que tiene para ampliar el contrato de Ansu Fati hasta 2024, reconoció a ESPN Deportes una fuente del club azulgrana, asegurando que en la renovación que firmó el joven futbolista en diciembre de 2019 "quedó todo pactado" y solventando que está en manos del Barça prolongar el compromiso que une a las dos partes.

Desde el Camp Nou se descartó cualquier problema contractual con Ansu, recordando que en el momento de la firma se plasmó tanto que su cláusula de rescisión aumentaría hasta los 400 millones de euros en cuanto tuviera dorsal oficial del primer equipo, circunstancia que ya se hizo efectiva, como que la opción de prolongar por dos temporadas el contrato que finaliza en junio de 2022 estaría en manos del club, por lo que no existe, de entrada, ninguna preocupación al respecto.

Sin embargo, el impacto de Ansu, que ya comenzó a contemplarse la pasada temporada y se catapultó de manera absoluta con su actuación del domingo frente al Villarreal, motiva que en el Barcelona se entienda necesario revisar más pronto que tarde las condiciones económicas del jugador, que en la actualidad cuenta con el salario más bajo de la plantilla azulgrana.

Si la ejecución de dicha prolongación por dos temporadas más puede llevarse a cabo en cualquier momento, esa revisión salarial podría quedar en manos de la directiva resultante de las elecciones a la presidencia previstas para el mes de marzo de 2021, o antes en caso de prosperar el voto de censura contra Bartomeu. El todavía presidente del club ataría la continuidad del jugador... Pero sería su sucesor quien debería enfrentarse a una mejora que se adivina sustancial atendiendo a sus actuales condiciones contractuales.

DISPARADO

Ansu firmó en julio de 2019 su primera renovación con el Barça, en el que ya se establecían los plazos hasta 2022 y con opción por dos temporadas más, con una cláusula de 100 millones de euros y por la que, se aseguró en aquel momentio, recibió una prima de 700 mil euros. Fue la primera negociación dirigida por Rodrigo Messi y en la que se establecieron unas condiciones salariales según las cuales su ficha como jugador del Barça B partiría desde los 300 mil euros el primer curso hasta un máximo de 600 mil en una teórica quinta temporada.

El contrato, en el que se especificó también que como futbolista del primer equipo tendría un salario inicial de un millón de euros, que aumentaría en 250 mil consecutivamente los dos siguientes cursos, quedó desfasado a las primeras de cambio al comenzar la pasada temporada, con su debut bajo el mando de Ernesto Valverde, y provocó una modificación en diciembre, la cual aumentó automáticamente la cláusula de rescisión de 100 a 170 millones de euros, especificándose que en cuanto tuviera ficha del primer equipo ésta sería de 400 millones.

MENDES EN EL ESCENARIO

Durante el verano, antes de que se hiciera efectivo el ascenso del jugador, el Barça tuvo conocimiento de un interés procedente desde la Premier League, con el Manchester United en el primer plano y coincidiendo con la entrada en escena de Jorge Mendes como su nuevo representante, en sustitución de Rodrigo Messi y que fue quien puso en conocimiento del jugador y del club esa posibilidad.

El club azulgrana ni se planteó la opción de entrar en ningún tipo de negociación por el traspaso de Ansu, contemplado como indiscutible en los planes deportivos de la entidad y al que se citó para hacer efectivo ese ascenso al primer equipo, lo que provocó, de forma inmediata, el aumento de la cláusula, frenando cualquier peligro contractual a corto plazo.

Ahora, sin embargo, en el Camp Nou se tiene plena conciencia de la necesidad de que más pronto que tarde se deberán revisar las condiciones salariales del futbolista, aunque sea después de ejecutar la cláusula de prolongación hasta 2024 debido a que su proyección está superando todas las expectativas. Y se sospecha que con Jorge Mendes al otro lado de la mesa no será una negociación sencilla.