<
>

Barcelona y Juventus, máximos favoritos para avanzar en su grupo, pelearán el primer sitio

play
Si no clasifican Barça y Juve en el Grupo G, sería el mayor bombazo que se recordara en Champions (1:13)

Jordi blanco analiza el Grupo G de la UCL 2020-21 en el que Barcelona y Juventus son amplios favoritos (1:13)

BARCELONA -- El Barcelona sonrió con el resultado del sorteo de la fase de grupos de la Champions. El equipo azulgrana fue a quedar emparejado en el grupo F con la Juventus, cabeza de serie y gran rival para conquistar el primer puesto final, muy por encima de Dinamo de Kiev, ausente del máximo torneo las tres últimas temporadas y que solo superó en una de sus cuatro participaciones de los diez últimos años la fase de grupos (cayendo en 2016 ante el Manchester City en octavos), y del Ferencvaros de Hungría que disputará la fase de grupos de la Champions por primera vez desde 1995.

El nuevo formato del sorteo condujo al Barça al segundo bombo, fuera de los cabezas de serie que son los campeones de las Ligas de España, Inglaterra, Italia, Francia, Alemania, Portugal y Rusia, además del campeón de la Europa League y, por supuesto, el campeón del torneo, que en esta ocasión es el Bayern Múnich como representante alemán.

El equipo de Koeman comenzará dentro de veinte días la que será 26º participación desde que se estrenase la Champions League en la temporada 1992-93, 17ª consecutiva y habiendo faltado en el torneo solamente en tres cursos (1995-96, 1996-97 y 2003-04).

Apartado del grupo de grandes aspirantes al título por primera vez en muchos años, superar la fase de grupos se entiende obligado en el Barça, que partirá como indiscutible favorito junto a la Juve para colarse en los octavos de final. De hecho, el equipo azulgrana no cae eliminado en la fase de grupos desde la temporada 2000-01, cuando quedó tercer clasificado en un grupo que superaron Milan y Leeds United.

DUELO ABIERTO

El doble duelo frente a la Juventus marcará la realidad del Barça, necesitado de enterrar el drama de Lisboa y que a los mandos de Ronald Koeman pretende recuperar la brillantez de antaño. Imposible de olvidar el desastre ante el Bayern, como la pesadilla de Liverpool, el derrumbe de Roma o la caída en, precisamente, Turín en 2017, el primer gran reto pasa por mostrarse ante la Juve de Cristiano Ronaldo, cuyo reencuentro con Leo Messi centrará dos partidos que deberían definir el campeón del grupo.

13 partidos han disputado Barça y Juventus en Europa desde la temporada 1970-71 en Copa de Ferias y hasta la fase de grupos de la Champions del curso 2017-18. La estadística favorece a la Juve, con 5 victorias por 4 del Barça y otros 4 empates. En la memoria, sin embargo, permanece la final de 2015, cuando el equipo azulgrana conquistó en Berlín ante la Vecchia Signora el último título de su palmarés.

Habrá más morbo añadido con el reencuentro ante su último equipo de Pjanic, que pasó del equipo italiano al español, y de Arthur, que hizo el camino inverso... Pero, por encima de todo, el choque entre Andrea Pirlo, debutante en un banquillo, y Ronald Koeman estará protagonizado por sus estrellas, Messi y Cristiano Ronaldo.

ACOMPAÑANTES

A partir de aquí, la presencia de Dynamo Kiev y Ferencvaros se sospecha de relleno. Que alguno de ellos apartase a los dos favoritos de los octavos sería una sorpresa mayúscula y manteniendo, obvio, el respeto oportuno, para el Barcelona no debería significar un problema mayor.

Con el Dynamo se enfrentó el equipo azulgrana en ocho ocasiones, ganando cinco de ellas y perdiendo las otras tres. El último cara a cara se produjo en la fase de grupos de la temporada 2009-10, que se saldó con doble victoria del Barça (1-2 y 2-0), aunque alrededor del Camp Nou es imposible olvidar la temporada 1997-98, la primera de Van Gaal y en la que el Barcelona quedó último de grupo por detrás de los ucranianos, el PSV y el Newcastle.

En Kiev cayó por 3-0... que fue un 0-4 mortal en Barcelona, la noche en que se descubrió, en todo su esplendor, a un joven llamado Shevchenko, autor de tres goles al que se sumó un cuarto de Rebrov, su mejor acompañante de aquel excelente equipo que, sin embargo, sería barrido por la Juventus en los cuartos de final.

Si este Dymano que dirige Mircea Lucescu no es hoy un rival en absoluto temible, menos aún se adivina en el Ferencvaros húngaro, que regresa al torneo por primera vez desde 1995 y que nunca en la historia se enfrentó al Barça... Aunque su nombre guarda un recuerdo imborrable en el club azulgrana a través de Ladislao Kubala, estrella inmortal en el Barcelona y que se dio a conocer en el club de Budapest.

El Ferencvaros volverá a Barcelona un año después de haberse enfrentado con el Espanyol en la Europa League. Entonces quedó último de su grupo, arrancando sendos empates frente al equipo periquito... Ante el Barça, sin embargo, no se puede ni sospechar que le presente más batalla.