<
>

¿Qué salió mal y cuál es el siguiente paso para los equipos eliminados?

La Nación NFL analiza a los equipos que han quedado fuera de la postemporada y cuál será su siguiente paso

La Ronda Divisional de los playoffs concluyó el domingo, finalizando la temporada para dos equipos más.

Los New Orleans Saints acabaron su campaña luego de perder 30-20 ante los Tampa Bay Buccaneers. Se unieron a los Cleveland Browns, Baltimore Ravens, Los Angeles Rams, Indianapolis Colts, Seattle Seahawks, Washington, Tennessee Titans, Chicago Bears y Pittsburgh Steelers como equipos de playoffs que se quedaron en el camino.

Los Kansas City Chiefs, sembrados en el N° 1, recibirán a los Buffalo Bills en el Juego por el Campeonato de la AFC la próxima semana y los Green Bay Packers recibirán a los Bucs en el Partido por el Título de la Conferencia Nacional.

Entonces, ¿qué es lo siguiente para los equipos que quedaron eliminados de los playoffs? La Nación NFL lo analiza:

New Orleans Saints (13-5, primer lugar en la NFC Sur)

play
2:49

En un reñido duelo, Tom Brady y los Buccaneers logran su pase por el campeonato de la NFC

La defensa supo aprovechar los errores de los Saints y siguen en la contienda rumbo al Super Bowl.

¿Cómo terminó la temporada? Qué forma tan horrible de terminar una era. Drew Brees, quien se espera que se retire después de esta temporada, lanzó tres intercepciones en un partido de playoffs por primera vez en su carrera en la derrota del domingo, 30-20, ante Tom Brady y los Tampa Bay Buccaneers. Si este fue realmente el último partido de Brees, se merecía una mejor última impresión. Y él y el entrenador en jefe Sean Payton definitivamente merecían más que un viaje al Super Bowl durante sus 15 años juntos. En lugar de eso, finalizaron con un patrón desafortunado de cuatro títulos consecutivos de la NFC Sur y cuatro eliminaciones desgarradoras consecutivas en los playoffs. Los Saints enfrentaron más adversidad de la habitual esta temporada: Brees se perdió cuatro partidos por un pulmón perforado y 11 costillas rotas y el receptor abierto Michael Thomas estuvo afectado todo el año por un esguince en el tobillo. Sin embargo, parecían estar alcanzando su punto más alto y recuperando su salud en el momento adecuado antes de la decepcionante derrota del domingo. La defensiva de New Orleans, que había sido estelar durante la mayor parte del año, dio una gran pelea por tres cuartos, pero al final no pudo sobreponerse a cuatro entregas de balón que dieron a Tampa Bay muchos avances con muy poco terreno por recorrer.

La mayor interrogante para la temporada baja Obviamente la situación de Brees está al tope de la lista. Hay fuertes indicios de que podría retirarse después de su temporada N° 20. Y si lo hace, los Saints tendrán que decidir si se sienten cómodos con Taysom Hill o Jameis Winston, programado para convertirse en agente libre, como su próximo titular, tal vez la decisión más importante que ha tomado esta organización en 15 años. Pero eso no es lo único que enfrentan los Saints mientras se dirigen al 2021 con el tope salarial proyectado más alto de la NFL (cerca de 100 millones de dólares por encima del límite estimado). Esa cifra no es tan abrumadora como parece. Deberían poder mantener la mayor parte de su núcleo intacto al empujar el costo del tope salarial hacia años futuros y aun deberían mantener el talento suficiente para competir por un quinto título consecutivo de la NFC Sur. Pero no pueden darse el lujo de mantener a todos mientras recontratan a algunos de sus agentes libres (Winston, Marcus Williams, Trey Hendrickson, Sheldon Rankins, Jared Cook entre otros en el2021; Hill, Terron Armstead, Ryan Ramczyk, Marshon Lattimore entre otros en el 2022) . -- Mike Triplett

Cleveland Browns (12-6, tercer lugar en la AFC Norte)

¿Cómo terminó la temporada? En la mayoría de los ámbitos, los Browns tuvieron una temporada mágica. En su primer año, Kevin Stefanski demostró por qué es el entrenador en jefe de Cleveland para el futuro, guiando a los Browns a su primera aparición en los playoffs desde el 2002 --y primer triunfo de postemporada desde 1994-- a pesar de un año lleno de obstáculos. Baker Mayfield disfrutó de un resurgimiento en su tercera temporada y demostró por qué es la respuesta a largo plazo de Cleveland como mariscal de campo, lo que debería comenzar con los Browns ejerciendo su opción de quinto año esta temporada baja y posiblemente negociando una extensión multianual. Otras estrellas jóvenes como el corredor Nick Chubb y el ala defensiva Myles Garrett siguieron mostrando que están entre los mejores jugadores de la liga en sus posiciones. No hay vergüenza en perder con los campeones defensores del Super Bowl como visitantes. Y la ventana de Cleveland como contendiente parece que estará abierta en los próximos años.

La mayor interrogante para la temporada baja Los Browns necesitan apuntalar la defensiva alrededor de Garrett y el esquinero Denzel Ward. La secundaria y el cuerpo de apoyadores fueron inconsistentes durante la mayor parte del año. La posición de profundo es donde deberían comenzar a reunir ayuda los Browns, aunque eso podría aliviarse si el recluta de segunda ronda del draft Grant Delpit, quien estaba proyectado para ser titular como novato antes de lastimarse el tendón de Aquiles en el campamento de entrenamiento, puede recuperar su forma. Los Browns también tendrán que tomar decisiones con Mayfield, Chubb y Ward, quienes están listos para extensiones. Cleveland tiene el espacio para absorber grandes contratos, pero esos tres jugadores no serán baratos para extender, tampoco. -- Jake Trotter

Baltimore Ravens (12-6, segundo lugar en la AFC Norte)

¿Cómo terminó la temporada? La carrera al campeonato de los Ravens llegó a un doloroso final cuando el mariscal de campo Lamar Jackson sufrió una conmoción cerebral y fue descartado para el último cuarto en el partido de la Ronda Divisional del sábado contra los Bills. La lesión de Jackson se produjo dos jugadas después de su segunda intercepción devuelta para touchdown y primera intercepción en la zona roja de su carrera profesional. Una semana después de capturar su primera victoria en postemporada, Jackson brindó una de sus actuaciones más frustrantes al no producir un touchdown por primera vez en 39 inicios consecutivos (que era la racha más larga en la NFL). La última vez que Baltimore avanzó al Juego por el Campeonato de la AFC fue en el 2012, cuando Joe Flacco realizó el Milagro de Mile High. A favor de Baltimore, hay que decir que este equipo se sobrepuso a la adversidad para llegar a los playoffs: el profundo de Pro Bowl, Earl Thomas, fue cortado después de supuestamente golpear a un compañero; el tackle izquierdo All-Pro, Ronnie Stanley, sufrió una lesión de tobillo que puso fin a su temporada; y el brote más grande de COVID-19 en el deporte profesional. Los Ravens después dieron un paso significativo en esta postemporada, con Jackson ganando su primer partido de postemporada para que Baltimore cobrara revancha de la derrota en los playoffs del año pasado ante los Tennessee Titans. Ahora, la pregunta que persistirá sobre Jackson y los Ravens es esta: ¿Podrá un candidato perenne al Super Bowl finalmente llegar al Super Bowl?

La mayor interrogante para la temporada baja ¿Decidirán los Ravens adquirir un receptor abierto N° 1 para Jackson? Un jugador de talento probado por fuera es la pieza que falta para una ofensiva que se ubicó en la posición N° 1 en yardas terrestres, pero N° 31 en yardas aéreas. La temporada baja pasada, los Arizona Cardinals canjearon por DeAndre Hopkins para darle al quarterback Kyler Murray un receptor de élite y los Buffalo Bills adquirieron a Stefon Diggs para Josh Allen. Será interesante ver si los Ravens pueden ser igual de agresivos para traer un objetivo de primer nivel para Jackson o si pondrán su fe en Marquise Brown, quien tuvo un final sólido en la campaña y acumuló 109 yardas recibidas en la victoria en la Ronda de Comodines en Tennesee. -- Jamison Hensley

Los Angeles Rams (11-7, segundo lugar en la NFC Oeste)

¿Cómo terminó la temporada?El tackle defensivo Aaron Donald y el esquinero Jalen Ramsey anclaron una defensiva digna del Super Bowl que terminó la temporada regular como la N° 1 de la NFL y fue la fuerza impulsora detrás de su carrera a los playoffs. Sin embargo, con Donald limitado por una lesión en las costillas, la defensiva no pudo detener al mariscal de campo Aaron Rodgers y la potente ofensiva de los Packers. En un giro inesperado, la ofensiva de los Ravens --que tuvo problemas para establecer su consistencia a lo largo de la temporada-- terminó con una nota alta en la derrota de la Ronda Divisional de los playoffs detrás del mariscal de campo Jared Goff, quien se sometió a una cirugía en el pulgar de la mano derecha el 28 de diciembre. Tuvieron una actuación casi perfecta contra los Packers. La defensiva, sin duda la caída en el final de la temporada, había sido presionada durante toda la campaña por el entrenador en jefe de los Rams, Sean McVay, y la ofensiva. El llamado de jugadas de McVay a menudo ponía a la ofensiva en posición difícil y las inconsistencias de Goff y una campaña plagada de entregas de balón no ayudaron a la situación.

La mayor interrogante para la temporada baja La ofensiva jugó bien en la derrota ante los Packers, pero la interrogante para el futuro sigue siendo cómo puede jugar a ese nivel de manera consistente. McVay produjo una ofensiva arrolladora que deslumbró a la NFL en sus primeras dos campañas y estuvo entre las unidades con más puntos anotados de la liga. Pero desde una derrota decepcionante 13-3 ante los New England Patriots en el Super Bowl LIII, la ofensiva no ha podido volver a esa forma de manera consistente. McVay debe volver a la pizarra y tal vez debe descubrir cómo sacarle el máximo provecho a Goff, a quien le quedan cuatro temporadas en su contrato con 110 millones garantizados. Los Rams entraron a la campaña sin un suplente con experiencia o competencia presionando a Goff cuando decidieron mantener a John Wolford, un agente libre no reclutado en el draft en el 2018, como su único reserva. Wolford inició en la Semana 17 y consiguió una victoria 18-7 sobre los Arizona Cardinals para amarrar un lugar en los playoffs y McVay se sintió con la suficiente confianza para dejarlo como titular en la Ronda de Comodines contra los Seattle Seahawks. Así que quizás Wolford pueda representar una competencia significativa detrás de Goff. Pero si no, los Rams deberían considerar la posibilidad de firmar un quarterback veterano para presionar a Goff en el 2021 o utilizar una selección de rondas medias del draft para traer un mariscal de campo joven que pueda brindar una competencia diaria y ser incluido en un partido si Goff vuelve a entrar en una espiral de entregas de balón. -- Lindsey Thiry

Ronda de Comodines

Pittsburgh Steelers (12-5, primer lugar en la AFC Norte)

¿Cómo terminó la temporada? Los Steelers mantuvieron el mejor récord en la NFL durante 11 partidos con un inicio impecable, pero las ruedas se cayeron en un tramo de tres partido cuando se expusieron debilidades con el ataque terrestre y los pases cortos, sin mencionar las lesiones a la defensiva. Los Steelers se recuperaron para una victoria por remontada para amarrar la división contra los Indianapolis Colts, pero una eliminación en la primera ronda de los playoffs después de un inicio 11-0 es una decepción, sobre todo con el colapso en el primer cuarto que provocó un déficit 28-0 en la derrota del domingo en la Ronda de Comodines ante los Cleveland Browns. Este equipo tenía aspiraciones de llegar al Super Bowl LV y cualquier cosa menos que un viaje a Tampa, Florida, en el ocaso de la carrera del quarterback Ben Roethlisberger es un fracaso.

La mayor interrogante para la temporada baja: Roethlisberger está comprometido a jugar al menos hasta el final de su contrato en el 2021, de acuerdo a Adam Schefter de ESPN, pero lo que queda por ver es qué parte del equipo actual pueden mantener los Steelers a su alrededor. Con cerca de 20 agentes libres llegando al mercado y un impacto de 41.2 millones de dólares en el tope salarial con el acuerdo de Roethlisberger, los Steelers tendrán que hacer magia para traer de vuelta a alguien importante, tal como los versátiles alas defensivas Mike Hilton y Cameron Sutton o el receptor abierto JuJu Smith-Schuster. -- Brooke Pryor

Chicago Bears (8-9, segundo lugar en la NFC Norte)

¿Cómo terminó la temporada? A pesar de iniciar 5-1, la ofensiva de los Bears pasó la mayor parte de los primeros 11 partidos de la temporada del 2020 en hibernación. El mariscal de campo Mitchell Trubisky fue enviado a la banca en la Semana 3 para darle su lugar a Nick Foles, a quien le fue aun peor. Trubisky recuperó el puesto a finales de noviembre y jugó principalmente inspirado, pero el daño estaba hecho. Los Bears ignoraron al corredor David Montgomery --en parte porque el nivel de la línea ofensiva fue muy irregular al principio-- durante gran parte de la temporada hasta que se encendió al final de la temporada regular. Pero no lograr establecer la carrera en los primeros tres meses de la campaña le afectó a Chicago. Los Bears se colaron a los playoffs en la Semana 17 por la victoria de Los Angeles Rams sobre los Arizona Cardinals, sin embargo, Chicago se fue uno y fuera en la postemporada. Luego de la derrota del domingo, 21-9 ante los New Orleans Saints, los Bears se fueron 1-7 contra equipos de playoffs en el 2020. Toda la temporada se sintió como una oportunidad desperdiciada.

La mayor interrogante para la temporada baja: Los Bears necesitan determinar qué cambios son necesarios en la organización a pesar de llegar a los playoffs en dos de tres años. Se puede presentar un fuerte argumento para retener al entrenador en jefe Matt Nagy, pero en la gerencia podría ser una conversación diferente. El gerente general Ryan Pace, cuyo destino está entrelazado con Trubisky, tiene un año restante en su contrato. Los gritos de la afición para que el presidente y CEO del equipo Ted Phillips dé un paso al costado se hacen más fuertes cada año. Los Bears también tienen una gran decisión que tomar en la posición de mariscal de campo. La opción de quinto año de Trubisky fue declinada y Foles lució inefectivo. ¿Los Bears reclutarán otro quarterback en el draft? ¿Volverán a contratar a Trubisky? ¿Encontrarán otro veterano? La historia sigue siendo la misma en Chicago. -- Jeff Dickerson

Tennessee Titans (11-6, primer lugar en la AFC Sur)

¿Cómo terminó la temporada? El mayor problema para los Titans ha sido la defensiva. Cuando un equipo no tiene alas defensivas y una secundaria sólida, los resultados por lo general no son buenos. Tennessee firmó a los agentes libres Jadeveon Clowney y Vic Beasley para apuntalar la presión al mariscal de campo y llevar a la defensiva al siguiente nivel. Pero en lugar de eso, hubo un retroceso. Los Titans terminaron con 19 capturas, la tercera peor cifra de la liga. Perder a Adoree Jackson por 13 partidos por una lesión en la rodilla afectó gravemente a la defensiva secundaria. Fuera de Malcolm Butler, los Titans tuvieron problemas especialmente en terceras oportunidades, donde permitieron un índice de conversión de 51.8 por ciento, el peor de la NFL.

La mayor interrogante para la temporada baja: ¿Cómo pueden los Titans encontrar una manera de generar presión al quarterback? El mismo problema de la temporada baja pasada continúa en el 2021. Los Titans tendrán espacio limitado bajo el tope salarial para sumar cazamariscales de primer nivel, así que tendrán que apostar por fichar un jugador con potencial que no haya tenido una temporada de destape. Tennessee también podría voltear al draft del 2021. La ofensiva es demasiado buena para desperdiciar otra temporada con los problemas de la defensiva. Los Titans también tienen que contratar un coordinador defensivo. -- Turron Davenport

Washington (7-10, primer lugar en la NFC Este)

¿Cómo terminó la temporada? De forma variada. Pero tengan en cuenta que no se esperaba que Washington fuera más que un equipo de seis o siete victorias. En un año accidentado, ganó cuatro partidos más que la campaña pasada bajo las órdenes del entrenador en jefe de primer año Ron Rivera. Washington ganó cinco de sus últimos siete partidos para llevarse la división. Pero la ofensiva necesitaba ser más productiva. La posición de quarterback fue un problema ya que Dwayne Haskins Jr. fue inefectivo, enviado a la banca y eventualmente cortado; el suplente Kyle Allen duró cuatro partidos antes que una fractura de tobillo finalizara su temporada y un esguince en la pantorrilla de Alex Smith le costó estar fuera en la recta final. Su liderazgo y la historia de su regreso fueron importantes, pero la ofensiva falló demasiado seguido y necesita mayor consistencia en la posición de receptor abierto y de jugadores en posiciones de habilidad, más allá de Terry McLaurin. La defensiva jugó bien, pero necesita comenzar mejor los partidos. También permitió demasiadas jugadas grandes y fue inconsistentes contra la carrera, tiene que fortalecer las posiciones de apoyador y profundo.

La mayor interrogante para la temporada baja: ¿Quién será el quarterback en el 2021? Washington cortó a Haskins y sería muy difícil confiar en Smith como titular la próxima temporada a los 37 años de edad. Smith fue una historia fantástica, pero, ¿puede durar 16 partidos y ser efectivo? El equipo debe considerar sus opciones y puede ahorrarse 13.6 millones cortándolo. Debido a que la defensiva está lista para ganar ahora, con sus frontales jóvenes y talentosos, Washington no puede darse el lujo de esperar mucho a que un mariscal de campo joven se desarrolle. Washington podría competir en la NFC Este por un tiempo agregando un veterano y tal vez reclutando un quarterback en rondas medias del draft para desarrollarlo. Rivera dijo que Allen podría haber hecho lo que hizo Smith guiando al equipo al título divisional. Pero si consideran que Smith es digno de volver, entonces deben selección un mariscal de campo que pueda brindar ayuda inmediata, si esta ofensiva quiere dar un salto. Y Taylor Heinicke demostró que debería estar en la pelea por un lugar en la plantilla con un día de 306 yardas aéreas contra los Bucs en la Ronda de Comodines. La incapacidad de Washington de desarrollar y mantener un quarterback ha contribuido enormemente a su pobre récord bajo el mando del propietario Dan Snyder. No puede ser el único que lleve la carga, como era cuando el equipo adquirió a Haskins, Robert Griffin III y Donovan McNabb. -- John Keim

Seattle Seahawks (12-5, primer lugar en la NFC Oeste)

¿Cómo terminó la temporada? La ofensiva de los Seahawks chocó con pared a mitad de la temporada y nunca pudo romperla. Russell Wilson estaba lanzando touchdowns a un ritmo históricamente prolífico desde el principio, cargando con una defensiva que estaba estableciendo récords negativos en los primeros dos meses. Sin embargo, Wilson y compañía comenzaron a enfriarse justo en el momento que su defensiva comenzó a reaccionar. Todo eso fue lo suficientemente bueno para anotar la mayor cantidad de puntos en la historia de la franquicia, ganar su mayor cantidad de partidos desde el 2014 y asegurar su primer título divisional desde el 2016. Pero eso no fue lo suficientemente bueno para amarrar el sembrado N° 1 de la NFC, que los Seahawks habrían ganado si no hubieran perdido inexplicablemente ante los New York Giants en casa en la Semana 13. Los Seahawks podrían haber utilizado esa semana para darle descanso a Jamal Adams y evitar a Los Angeles Rams, que limitaron a la ofensiva de Seattle a 20 puntos en la Ronda de Comodines y tuvieron una intercepción devuelta para touchdown.

La mayor interrogante para la temporada baja: Todo se centra en Adams. ¿Pueden concretar un acuerdo los Seahawks? Si es así, ¿qué tan masivo será? Si no, ¿entonces qué? Esta temporada validó la audaz decisión de los Seahawks de ceder dos selecciones de primera ronda del draft, estableciendo el récord de capturas para backs defensivos. Aportó una actitud que le faltaba a la defensiva. Adams todavía tiene un año restante en su contrato actual y dar tanto como lo hicieron los Seahawks por Adams no deja dudas que lo quieren a largo plazo. Pero las negociaciones pueden ser complicadas porque indudablemente querrá que le paguen como algo más que un profundo. La reducción en el tope salarial de la NFL podría complicar las cosas. Los Seahawks pensaron que podían conseguir algo sólido a cambio de Adams esta temporada baja si no podían concretar un acuerdo y tenían que canjearlo. Están sin selecciones en la primera y tercera ronda luego de pagarlas por Adams, así que tienen un incentivo para averiguar antes del draft si estará en el equipo por mucho tiempo. -- Brady Henderson

Indianapolis Colts (11-6, segundo lugar en la AFC Sur)

¿Cómo terminó la temporada? Es difícil decir que algo salió mal cuando terminas con doble dígito de victorias por apenas segunda ocasión desde el 2014. Sin embargo, los Colts no le dieron al mariscal de campo Philip Rivers un contrato por un año y 25 millones para simplemente llevarlos al primer fin de semana de los playoffs. El propietario Jim Irsay quiere ganar "múltiples Lombardis", pero no han ganado ninguno desde la temporada del 2006. Tenían el talento para llegar a postemporada, pero la campaña del 2020 demostró que había poco margen de error. E Indianapolis estuvo a punto de cometer un error de más. Los Colts no calificaron a los playoffs hasta la última semana de la temporada regular cuando vencieron a los Jacksonville Jaguars y después recibieron ayuda de los Buffalo Bills que derrotaron a los Miami Dolphins.

La mayor interrogante para la temporada baja: ¿Quién será el mariscal de campo y el tackle izquierdo titular en el 2021? Después de pasar las primeras 16 temporadas de su carrera con los San Diego/Los Angeles Chargers, Rivers demostró que sus críticos estaban equivocados al probar que todavía podía competir al más alto nivel. Pero tiene 39 años y un puesto de entrenador de preparatoria esperándolo en Alabama cuando se retire. El riesgo de mantener a Rivers --si todas las partes quieren que suceda-- es que su producción caiga, lo que obligaría a la franquicia a salir en busca de un nuevo titular en el 2022. El recluta de cuarta ronda del draft Jacob Eason pasó esta campaña como tercer pasador del equipo, aprendiendo detrás de Rivers y Jacoby Brissett. Es incierto si Eason está listo para presionar por el puesto titular la próxima temporada. Los Colts podrían recontratar a Brissett, quien será agente libre, o buscar un titular en la agencia libre o mediante un canje (Carson Wentz o Matthew Stafford). El tackle izquierdo titular Anthony Castonzo cumplirá 33 años en agosto y al igual que Rivers no se ha comprometido a jugar más allá de esta temporada. Castonzo coqueteó con el retiro el invierno pasado. El único jugador actualmente en la plantilla que podría reemplazarlo es el guardia izquierdo All-Pro, Quenton Nelson. -- Mike Wells