<
>

¿Cómo llegamos a la disputa contractual entre Raheem Mostert y los 49ers?

play
Duelos históricos y de revancha (1:42)

San Francisco encara una temporada regular de retos como campeón de la NFC, incluido el superar a acérrimos rivales históricos como Dallas y Green Bay, este último, a quien venciò en la Final de la NFC. (1:42)

Sin progreso en las negociaciones contractuales, Raheem Mostert ha pedido su salida de los 49ers

SANTA CLARA -- Decir que el año pasado ha sido un torbellino para el corredor de los San Francisco 49ers, Raheem Mostert, sería todo un eufemismo.

En aproximadamente 12 meses, Mostert firmó una extensión de contrato de tres años con los Niners, dio la bienvenida a su primer hijo, regresó de una lesión en el antebrazo, se convirtió en el mejor corredor del equipo, anunció la llegada pendiente de otro hijo y, más recientemente, solicitó ser canjeado de los 49ers.

"Definitivamente me he tomado mucho tiempo para reflexionar sobre lo que sucedió el año pasado", dijo Mostert en mayo. "Específicamente, conmigo simplemente pasando por todos los diferentes tipos de situaciones que un jugador de la NFL podría pasar cuando está en diferentes equipos y luego ayudar al equipo a liderar el camino a un Super Bowl. He podido reflexionar, y ha sido una bendición, hombre. Mi hambre en este momento, más que nunca, es tan pura, y quiero volver a ese nivel y superar lo que hice el año pasado por 10. Esa es mi mentalidad en este momento”.

Cuando Mostert habló por última vez con los medios del área de la bahía, dejó en claro que tenía planes aún más grandes para el año siguiente. Reconoció que estaba fortaleciendo su cuerpo, anticipando llegar a más de 200 acarreos por primera vez en su carrera.

De repente, la pregunta no parece ser si Mostert tendrá esa oportunidad, sino dónde podría suceder. Citando "meses de conversaciones improductivas sobre ajustar justamente" el contrato de Mostert con los 49ers, el agente Brett Tessler utilizó Twitter para anunciar que él y Mostert habían solicitado oficialmente un canje.

Con eso en mente, echemos un vistazo a cómo llegamos a este punto, por qué cada lado está defendiéndose y cómo todo esto podría resultar en camino a la temporada.

¿Cómo llegamos hasta aquí?

Durante la mayor parte de sus cinco años de carrera de NFL, Mostert, de 28 años, ha conseguido un lugar en plantilla gracias a su producción en equipos especiales. Es lo que lo mantuvo con los Niners incluso después de que el entrenador en jefe Kyle Shanahan, y el gerente general John Lynch, se hicieron cargo en el 2017. También es por eso, que los 49ers firmaron a Mostert a un acuerdo de tres años y 8.7 millones de dólares el 15 de marzo del 2019.

Luego vino el gran despegue de la temporada pasada. Desde la Semana 12 hasta el Super Bowl LIV, Mostert lideró la liga con 12 touchdowns, y sus 760 yardas por tierra fueron la segunda mayor cantidad en la NFL. Eso incluyó el Juego de Campeonato de la NFC contra los Green Bay Packers, cuando corrió para 220 yardas (segunda mayor cantidad en cualquier juego de postemporada) y cuatro touchdowns.

Aun así, Mostert entró al receso de campaña con un contrato que le pagaría menos que otros corredores en el equipo. Eso fue el impulso para que Mostert y Tessler buscaran un convenio que elevara el sueldo de Mostert al nivel de Tevin Coleman, quien está programado para ser el corredor mejor pagado del equipo en el 2020 con un salario base de 4.55 millones de dólares.

Mostert tiene un salario base programado de 2.58 millones de dólares, lo que significa que las dos partes están divididas por casi 2 millones de dólares de un potencial acuerdo. Del mismo modo, los reportes indican que Tessler ha buscado más dinero garantizado en cualquier acuerdo ajustado. Claramente, esas conversaciones no han funcionado, ya que la gente de Mostert pidió públicamente un canje el 8 de julio.

¿Cuál es el argumento a favor de Mostert?

Entrando la temporada pasada, Mostert tenía sólo 41 acarreos, y aunque promedió 7.24 yardas por intento, comenzó el campamento de entrenamiento con la esperanza de algún trabajo limitado detrás de Coleman, Matt Breida y Jerick McKinnon. A medida que las lesiones aumentaron, también lo hicieron las oportunidades de Mostert. Las aprovechó al máximo.

Para el final de la temporada, Mostert lideró a todos los corredores con 5.6 yardas por carrera y tenía el valor más alto ajustado a la defensa sobre el promedio (DVOA, por sus siglas en inglés) de todos los corredores, con un 26.8 por ciento. Basta decir que Mostert se estableció como el mejor y más productivo corredor del equipo, embonando de manera ideal en el esquema terrestre de zona de los Niners, y un engrane clave para llevar a San Francisco al Super Bowl. El viaje de Mostert hasta ese punto había estado marcado por una serie de paradas y reinicios, antes de finalmente encontrar un hogar con los Niners. Dado todo lo que ha pasado, es difícil culpar a Mostert por querer más compensación, particularmente dada su posición y edad.

¿Cuál es el argumento a favor de los 49ers?

En primer lugar, hay mucha incertidumbre en lo que respecta al tope salarial en años futuros. Es poco probable que un pequeño aumento para Mostert les cueste a los Niners la oportunidad de retener a un futuro agente libre, pero cada dólar importa cuando hay tantas interrogantes para el futuro, especialmente para un equipo que necesita firmar al ala cerrada George Kittle y el linebacker Fred Warner, entre otros, a acuerdos lucrativos en un futuro próximo.

Más importante aún, los Niners preferirían evitar establecer un precedente en el que firman a un jugador una extensión y luego pagan más dinero después de una sola temporada. Aunque Mostert fue muy bueno el año pasado, todavía no ha demostrado que pueda mantenerse saludable y producir durante toda una temporada. Esa no es realmente su culpa, ya que no ha tenido la oportunidad de hacerlo, pero sigue siendo una pregunta persistente que necesita ser respondida antes de un aumento financiero significativo.

El otro factor en juego es la larga historia de la familia Shanahan de tomar a corredores poco conocidos y convertirlos en estrellas. Mike Shanahan lo hizo durante años para los Denver Broncos, y Kyle Shanahan, el coach de corredores Bobby Turner, y el coordinador de juego terrestre Mike McDaniel, han mostrado una habilidad similar para ello en San Francisco.

Mostert promedió 3.6 yardas antes del contacto la temporada pasada, un total solo superado por Breida, a quien los Niners canjearon a los Miami Dolphins durante el pasado draft de la NFL. Es injusto decir que Mostert es fácilmente reemplazable, pero es probable que los Niners tengan confianza en que son capaces de hacerlo si es necesario.

¿Cómo va a resultar?

Después de canjear a Breida, los Niners no están exactamente rebozando de profundidad en la posición de corredor. Coleman figura en la rotación, pero McKinnon no ha jugado desde el 2017, Jeff Wilson Jr. es prometedor, pero es todavía un poco desconocido, y el novato Salvon Ahmed y JaMycal Hasty son intrigantes, pero de ninguna manera han sido completamente probados. También, debe tenerse en cuenta que Coleman padece lo que se conoce como "rasgo de célula falciformes", lo que podría aumentar su riesgo con preocupaciones de COVID-19.

En este punto, es difícil imaginar que los Niners encontrarán un mercado para Mostert, al menos no uno que los satisfaga. La mayoría de los equipos que podrían negociar por Mostert probablemente tendrán preguntas similares sobre cómo se desempeñaría en un rol de tiempo completo, en un esquema potencialmente diferente.

Mientras que un canje no se puede descartar, la mejor apuesta es que los Niners se quedan con Mostert, encuentren algún tipo de solución antes de la temporada y se convierta en el punto focal del juego terrestre, con la vista puesta en un contrato reelaborado para la próxima temporada, cuando Coleman y McKinnon se conviertan en agentes libres.