<
>

La Novena: De lanzadores superdotados, homenajes y falsas ONG

Getty Images

1. ¿QUIÉN LE QUITA EL CY YOUNG de la Liga Americana a Shane Bieber? Hasta el día de hoy... nadie. El diestro de 25 años, nacido en Orange, California, y que juega para los Cleveland Indians, es la nueva estrella del pitcheo. Ya hay que mencionarle en cualquier conversación sobre el mejor pitcher en las Mayores. Con apenas dos temporadas de experiencia, Bieber se regodea en lo más alto de la cadena alimenticia. Su progreso ha sido bárbaro. En 2018 tuvo balance de 11-5, un año después aumentó a 15-8 y ahora, en la temporada acortada (6-0), hace méritos para ganar llevarse el codiciado premio y acabar la sequía de 72 años sin título de Cleveland, que es la más larga de MLB. Si bien no tuvo decisión en su última apertura (31 agosto), pese a no permitir carreras en seis entradas, le alcanzó para imponer un récord de todos los tiempos en MLB. Tras haber dominado por la vía de los strikes al primer bateador de la cuarta entrada, el inicialista de los Kansas City Royals, Ryan O'Hearn, completó los 82 ponches en sus primeras 50 entradas de la campaña. De acuerdo a Elias Sports Bureau, esa es la mayor cantidad de ponches de cualquier lanzador abridor en sus primeras 50 entradas de una temporada en la historia de MLB.

2. EL AS DE LOS INDIANS no se ha quedado ahí. Sigue agregando glamour a su resumé. Según ESPN Datos, él es el tercer lanzador en la Era Moderna (desde 1900) con al menos 80 ponches y 0 derrotas en 8 aperturas, uniéndose a Pedro Martínez (2001) y Randy Johnson (2000), dos miembros del Salón de la Fama. Además, es el primer pitcher con al menos 8 ponches en cada una de sus primeras 8 aperturas de una temporada desde que Randy Johnson lo hizo en sus primeras 15 en 2000. En general, esa racha de 8 K-8 aperturas consecutivas para comenzar la temporada es la cuarta más larga de las últimas 100 campañas. Se escribe fácil, pero no lo es.

3. OTRO PITCHER que está encendido y se citó con la historia es el relevista de los Milwaukee Brewers, Josh Hader. El zurdo de 26 años continúa mostrando que es de los mejores en lo que hace. Lleva 12 juegos (11 2/3 IP) sin permitir hits comenzando la campaña. Esta es la racha más larga en la Era Moderna (de 1900 en adelante). Justin Wilson (2017), Scott Aldred (1999) y John Franco (1987) ostentaban el récord con 11 apariciones y 10 2/3 entradas. Su seguidilla también supera la de Brian Shouse en 2007 (10 2/3 innings) para cualquier punto de la temporada en la historia de los Brewers.

4. CUANDO EN 2013 ROBINSON CANÓ cambió la bulliciosa y pomposa New York por la gélida y asentada Seattle, por 10 años y $240 millones, dejó de estar en el vórtice del huracán. Parecía que terminaría sus años en el béisbol con la parsimonia y grisura emanada de una franquicia que no había (sigue sin lograrlo) clasificado a postemporada desde 2001. Pero en un giro de 180 grados, el pasado año volvió a la Gran Manzana, no para defender a los Yankees, con quienes brilló entre 2005 y 2013, y sí para vestir de azul en Queens, junto a los Mets. Allí pasó sin glorias y con muchas penas su primera temporada. Aparentemente, la costumbre de estar a la deriva con los Mariners le jugó una mala pasada. Sin embargo, el dominicano se ha desperezado y ha vuelto a ser el recio toletero de antaño. Su línea ofensiva .375/ .408/ .667 no deja margen de duda. Solo el cubano José Iglesias (.405, 34 en 84) y estadounidense DJ LeMahieu (.392, 38 en 97) le superan en average. Cierto que ninguno de los tres aparece en el listado oficial de los líderes por no tener las comparecencias requeridas, pero en breve deben copar ese departamento. Además, Canó ha pegado siete jonrones e impulsado 18 con un OPS de 1.074 y un 1.1 WAR. Es una realidad: ¡Canó está de vuelta!

5. HONOR A QUIEN LO MERECE, bajo esa máxima los peloteros y coaches de los Pittsburgh Pirates volverán a utilizarán el número 21 47 años después que el boricua Roberto Clemente lo usó por última vez en 1972. Será este 9 de septiembre en honor de uno de los más grandes peloteros de todos los tiempos y un revolucionario que alzó la voz en contra del racismo y la injusticia social en fecha tan lejana como los años 60 y 70 del pasado siglo. Clemente murió la víspera de Año Nuevo de 1972 cuando su avión se estrelló minutos después de despegar del aeropuerto de San Juan, Puerto Rico. Él se dirigía a Nicaragua con ayuda humanitaria para los afectados de un terremoto. Desde 1973, las únicas personas autorizadas a usar el número 21 en la organización de los Pirates fueron sus tres hijos, aunque ninguno llegó a nivel de Grandes Ligas.

play
1:22

Joey Cora: 'Roberto Clemente es jugador más importante dentro y fuera de la cancha de Grandes Ligas'

Cora habla sobre el Día de Roberto Clemente en Pittsburgh y lo que significa ser el primer boricua en el equipo de los Pirates con el No. 21 desde Clemente.

6. Y SI DE HOMENAJES se trata, los Baltimore Orioles celebrarán el domingo 6 de septiembre el 25 aniversario del récord de 2,131 partidos consecutivos jugados por Cal Ripken Jr. El agasajo repasará el momento icónico en el que Ripken Jr. sobrepasó la marca del mítico yankee Lou Gehrig, el 6 de septiembre de 1995. 'The Iron Man' (como le bautizaron) jugó 21 temporadas en MLB, todas con los Orioles, y extendió el récord de juegos jugados en fila hasta los 2,632. Fue exaltado al Salón de la Fama de Cooperstown en la Clase de 2007 con el 98.53% de los votos (537 de 545). Él también ostenta el récord de más innings jugados de forma sucesiva con 8,243.

7. EL HOMBRE QUE PUSO de moda el 'Plátano Power', el dominicano Fernando Rodney, sufrió un duro revés en su intención de extender su recorrido en las Mayores a los 43 años de edad. Los Houston Astros no le tuvieron fe a sus habilidades y experiencia y decidieron liberarlo. El equipo lo mantuvo en su sitio alternativo de entrenamiento, tras firmarlo con un contrato de ligas menores, mas no le dio la oportunidad en el primer equipo durante esta atípica temporada. No obstante, y según reportes, el relevista que también se hizo famoso por usar la gorra de medio lado y su dembow imitando un arquero tras sacar el último out de un juego, todavía tira sobrepasa la 94 mph con su recta. Ese detalle abre las puertas a un posible retorno de Rodney, quien en 17 temporadas ha salvado 327 juegos y tan cercano como el año pasado, ayudó a los Washington Nationals a ganar la Serie Mundial.

8. LOS PROBLEMAS FÍSICOS de las dos 'Torres Yankees' no pierden vigencia. No porque a la gente le guste el bla, bla, y sí porque tanto Aaron Judge como Giancarlo Stanton se la pasan engrosando la lista de la impedimenta, a pesar de sus imponentes físicos. Hoy no voy a detenerme en las causas, simplemente apelaré a la frase que un experimentado entrenador, que prefirió no hacer público su nombre, le dijo hace unos años a un colega de ESPNDeportes sobre el tiempo en las menores de uno de los dos grandes sluggers de los Yankees. "(Stanton) era una bestia, pero si le picaba un mosquito o la puerta le daba en un dedo, no jugaba".

9. "TODOS LOS JUGADORES que quieran, las puertas están abiertas" había dicho Higinio Vélez, presidente de la Federación Cubana de Béisbol (FCB), sobre la posibilidad de que los peloteros cubanos que juegan en Grandes Ligas fueran convocados para integrar la selección cubana al Clásico Mundial. Por primera vez el comisario de la pelota cubana había asumido una postura conciliadora. Si bien aclaró que esa posibilidad estaba en estudio. Pero poco duró la felicidad en casa del pobre. Quienes nos ilusionamos, otra vez vivimos el desengaño. El director nacional de béisbol en Cuba, Ernesto Reinoso, acaba de asegurar en una entrevista en la Isla que "esos atletas que no abandonaron una delegación oficial, que no han hablado mal de Cuba (del gobierno), serán elegibles (...). Así de tajante fue Reinoso que reafirma que en Cuba deporte y política son la misma cosa. Y deja en evidencia que la FCB dista de ser una Organización No Gubernamental (ONG) -como hicieron creer para echar a andar el acuerdo con Major League Baseball en 2016- y que la decisión de la administración Trump de deshacer el acuerdo no fue arbitraria. Aquello que se erige sobre la mentira caerá por su propio peso.