<
>

El baloncesto dominicano no soporta espectáculos tan indignantes como el ocurrido en el torneo ABASACA

play
Vergüenza en el tabloncillo (1:40)

El juego sucio se apoderó de un partido de ABASACA entre GUG y CDP. Ambos equipos jugaron a perder para así evitar jugar contra el rival más fuerte en los playoffs. (1:40)

GUG y CDP trataron de perder un importante juego a propósito y ABASACA, simplemente les dio una palmadita en la mano. El baloncesto dominicano no soporta espectáculos de mal gusto como el protagonizado en el baloncesto superior de Santiago

2020 fue un año sumamente difícil para el deporte dominicano, en especial para el baloncesto, el cual vio todos sus torneos cancelados como consecuencia de la rápida expansión del COVID-19 por la República Dominicana.

Cuando ABASACA decidió que completaría su torneo del 2020 con una final al mejor de tres partidos, la noticia fue recibida con cierta euforia, por el hecho de que la normalidad regresaba a los tabloncillos. Luego, la liga decidió iniciar su torneo 2021, el cual había transcurrido de gran manera hasta el bochornoso incidente en el que se vieron envueltos los equipos Gregorio Urbano Gilbert (GUG) y Club Domingo Paulino (CDP) protagonizaron en la jornada del domingo.

En los momentos de cierre del partido que definiría quién se enfrentaría al líder del torneo y favorito para llevarse el campeonato, ambos equipos intentaron perder el encuentro a propósito, con la finalidad de esquivar enfrentarse directamente contra el CUPES.

Obviamente, la situación fue recibida con rechazo por parte de todos los que siguen el torneo, así como las autoridades del baloncesto en a República Dominicana.

La respuesta de ABASACA fue dar sanciones monetarias bajas a los equipos, los dirigentes y los jugadores involucrados, así como suspensiones de un partido para los involucrados en cancha. En resumen, los equipos recibieron una “palmadita en la mano”.

La realidad es que el baloncesto dominicano no soporta espectáculos de mal gusto como el protagonizado por GUG y CDP. El nivel de los torneos en el país ha ido en caída, del mismo modo que el apoyo por parte de los fanáticos (a nivel general) y las ligas han hecho todo lo posible para tratar de recuperar el terreno perdido, pero estas actitudes por parte de los equipos, así como débiles sanciones que no representan un castigo verdadero, destruyen todo el esfuerzo que se ha realizado.

Las ligas tienen que fijar posiciones que de verdad eviten que este tipo de hechos ocurren y manchen al baloncesto dominicano. No es justo para ninguno de los participantes, así como para los fanáticos que se den hechos vergonzosos como el protagonizado por ABASACA y sus equipos.

Las imágenes de lo ocurrido están ahí, la reacción ante el hecho está ahí, los equipos ni siquiera han emitido comunicados al respecto, eso habla de la poca importancia y respeto que tienen ante la situación, ante el deporte y ante los fanáticos.

ABASACA tuvo una oportunidad clara de marcar un precedente y tal como lo hicieron GUG y CDP, simplemente falló.