<
>

Cómo los Lakers evitaron el drama para estar al borde de las Finales de la NBA

play
'LeBron está fresco, y esas son muy malas noticias para los Nuggets' (1:21)

Sebastián Martínez-Christensen explica las razones del gran estado físico que luce LeBron James en estos playoffs. (1:21)

LOS NUEVE MESES que se necesitaron para programar una cena entre la dueña de Los Angeles Lakers, Jeanie Buss, y la superestrella más nueva de la franquicia, LeBron James, realmente no fueron tan largos para los estándares de Los Ángeles. James vive en Beverly Hills; Buss vive en Playa Vista. Gente ocupada, tráfico en Los Ángeles, trabajos intensos: nueve meses es en realidad bastante bueno.

Cuando sus horarios finalmente se alinearon, en una noche libre a principios de marzo de 2019, no fue exactamente el momento ideal para ninguno de los dos. James y los Lakers acababan de perder cinco en fila, la quinta fue una derrota particularmente irritante por 120-107 ante los Boston Celtics liderados por Kyrie Irving en el Staples Center. La lesión en la ingle que molestaba a James desde el día de Navidad no mejoraba. Y el equipo estaba a punto de emprender una gira de cinco partidos por la Costa Este.

Pero James no iba a cancelar esta cena. Quería pasar tiempo con la mujer que dirigía a los Lakers desde que decidió firmar con la franquicia el verano anterior, y tenía algo importante que decirle.

"Entendemos que suceden cosas. No estamos apuntando con el dedo a nadie, y nos vamos a quedar contigo", recordó el agente de James, Rich Paul, quien asistió a la cena junto con James y la ejecutiva de los Lakers, Linda Rambis. "Estamos comprometidos contigo y saldremos de esto en la cima. Saldremos de esto de manera diferente a lo que ve el mundo. Deja que la gente que hable, hable. Solo tenemos que hacer el trabajo".

El mensaje era claro: podría haber drama envolviendo a los Lakers, pero James no le añadiría a eso. Estaban juntos en esto, en el proceso.

James le dijo a Buss que durante mucho tiempo había sido un admirador de su difunto padre, el Dr. Jerry Buss, y de cómo dirigía la franquicia glamour de la NBA. Estaba mostrando una comprensión y aprecio por la historia de los Lakers que sorprendió y conmovió a Buss, según un colaborador cercano a ella.

"Fue muy genuino", dijo Paul.

Y fue completamente diferente a las relaciones que James forjó con los dos dueños anteriores para los que había jugado. A pesar de lo poderoso que es, James históricamente había preferido que Paul u otros miembros de su equipo comercial se ocuparan de comunicarse directamente con los propietarios. Fue cordial con el dueño de Miami, Micky Arison, y frío o profesional con el propietario de Cleveland, Dan Gilbert, pero nunca hubo una gran inversión personal en sus relaciones con los propietarios. Eso sirvió para dos propósitos, los cuales sumaron al poder de James: nadie iba directamente a James y el afecto personal nunca afectaría su toma de decisiones.

Paul ni siquiera cree que James haya cenado formalmente con Arison o Gilbert. Todo lo cual hizo que su cena con Buss en Wally's Beverly Hills fuera especialmente significativa.

Buss conocía la historia de James, pero también se enorgullecía de desarrollar relaciones sólidas con todos los jugadores que jugaban para su franquicia, al igual que su padre. Reunirse con un jugador estrella para cenar es natural para su estilo de liderazgo.

También era un momento incómodo para Buss. Se suponía que contratar a James como agente libre convertiría a los Lakers en un contendiente. Pero había estado lesionado durante gran parte de la temporada, la plantilla tenía fallas ya que el entonces presidente de operaciones de baloncesto Magic Johnson había priorizado la creación de jugadas sobre los disparos, las negociaciones de cambio por la estrella de los New Orleans Pelicans, Anthony Davis, habían salido mal y había tensión persistente entre Johnson, el entonces entrenador Luke Walton y el gerente general Rob Pelinka.

Pero tampoco le iba a cancelar a James. Si los Lakers iban a recuperar su posición en la NBA, no solo volviendo a los playoffs sino también luchando por títulos año tras año como lo habían hecho durante tres décadas bajo su padre, Jeanie Buss y James iban a tener que trabajar juntos para lograrlo.

Ambos legados estaban en juego.

CUANDO JAMES Y BUSS empezaron a hablar esa noche en Wally's, quedó claro que el drama que rodeaba a los Lakers y James necesitaba parar.

Necesitaban estabilidad, no historias sensacionalistas. Más fácil decirlo que hacerlo, por supuesto. Pero ahora que los Lakers juegan en las finales de la Conferencia Oeste por primera vez desde 2010, es difícil encontrar un equipo con menos drama o controversia que emana desde adentro.

Sus dos superestrellas, James y Davis, son amigos cercanos cuyos egos no muestran signos de chocar. Su entrenador, Frank Vogel, no ha tenido que mirar por encima del hombro al entrenador asistente Jason Kidd. Los riesgos asumidos por personalidades volátiles como Dwight Howard, Dion Waiters y JR Smith han rendido frutos, o al menos, no los han perjudicado. Incluso la oficina principal - a menudo difamada - ha funcionado sin problemas, ya que el gerente general Rob Pelinka ahora es ampliamente aceptado y el asistente especial Kurt Rambis se ha convertido en un tejido conectivo importante.

Para entender cómo una franquicia que apareció en las primeras planas por las razones equivocadas la temporada pasada se ha convertido en esto, debes volver a la conexión y compromiso que James y Buss se hicieron en marzo de 2019.

Podían suceder cosas malas, y muchas pasaron, pero estaban juntos en esto.

El 2 de mayo, Buss y Linda Rambis estaban de regreso en Wally's, esta vez con Johnson, quien renunció apresuradamente como presidente de operaciones de baloncesto antes del último partido en casa de los Lakers y había insinuado que había "puñaladas por la espalda" dentro de la organización.

Los tres habían sido amigos durante más de 40 años, por lo que la pregunta se le planteó directamente a Johnson: ¿Quién estaba apuñalando por la espalda? Si había algo que necesitaba decir, o que Buss debería saber, dilo ahora en este cuarto privado.

Johnson le aseguró a Buss que todo estaba bien, y cada uno publicó fotos de su noche en las redes sociales. Pero unas semanas después, durante una aparición devastadora en First Take de ESPN, Johnson expresó sus quejas con Pelinka y el presidente de operaciones comerciales Tim Harris.

La entrevista se emitió el mismo día en que estaba previsto que Vogel fuera presentado en una conferencia de prensa. Buss observaba desde su oficina, muy por encima de la cancha en el centro de entrenamiento del equipo. En la esquina del gimnasio estaba James, con un sombrero naranja, rosa, azul y verde neón vuelto hacia atrás. No respondió preguntas, pero su presencia lo decía todo. Estaba haciendo exactamente lo que le había prometido a Buss.

VER: Cómo Lakers y Nuggets llegaron a las finales del Oeste

"Esa conferencia de prensa fue muy importante", dijo un confidente de Buss. "Todos echaron un vistazo a cómo Frank Vogel lo manejó y [LeBron] estando allí, y realmente mostró que se iba a establecer un nuevo tono”.

"Mantener la calma. Mantenerse centrado. Mantenerse enfocado. Esas eran las consignas en toda la organización".

Amigos y asociados de la liga imploraron a Buss que buscara fuera de la organización una nueva mente de baloncesto para reemplazar a Johnson. Reclutar a un ejecutivo consumado como Bob Myers de Golden State, Sam Presti de Oklahoma City, Daryl Morey de Houston o Neil Olshey de Portland. La crítica a Pelinka fue fulminante. Pero nada de eso provenía de James.

Unas semanas más tarde, después de que Pelinka adquirió a Davis, James apareció en apoyo de la misma manera que lo había hecho con Vogel: permaneciendo a un lado pero sin responder preguntas.

Cuando el equipo volvió a reunirse para el campo de entrenamiento, se explicó de esta manera.

"Estoy muy motivado", dijo James. "Pero en este momento no estoy en modo de hablar sobre ello. He estado muy callado este verano por una razón. Mi madre siempre me decía, 'No hables de eso, hazlo'". Así que ahí es donde estoy".

HACE UNOS AÑOS, durante un almuerzo en el centro de Los Ángeles, le preguntaron a Jeanie Buss si le molestaba escuchar que su relación con el ex entrenador de los Lakers, Phil Jackson, se hablaba tan públicamente en la radio y la televisión, o si le afectaba que su dinámica familiar era diseccionaba tan profundamente.

Se encogió de hombros y explicó que su padre siempre decía que los Lakers eran la telenovela diaria en Los Ángeles, así que se había acostumbrado. Vivir con drama era solo parte del trabajo y la vida que había heredado como administradora de los Lakers.

James podía relacionarse. Más que quizás cualquier otro atleta de su generación, la vida de James se había vivido públicamente desde que apareció en la portada de Sports Illustrated como un niño prodigio de 15 años y fue apodado el próximo rey del baloncesto.

Ha habido muchos eventos esta temporada que podrían haber desestabilizado la alianza que James y Buss forjaron, o haber sacado a los Lakers del rumbo. Un viaje de pretemporada a China que se convirtió en el centro del debate sobre un tweet enviado por Morey apoyando a los manifestantes en Hong Kong. La muerte de Kobe Bryant en enero. El juego inconsistente de Kyle Kuzma, las lesiones constantes del base titular Rajon Rondo. La NBA cerró durante cuatro meses cuando COVID-19 se extendió por todo el mundo. Llamados a boicotear el resto de la temporada en apoyo a los movimientos de justicia social.

Cualquiera de estos eventos internacionales e internos podría haber desordenado a los Lakers. En cambio, la forma en que el equipo los ha tratado parece haberlo hecho más fuerte.

Hay una razón por la que Buss y James se esforzaron tanto para que la cena se diera en esa noche libre de marzo de 2019: se necesitaban el uno al otro.

"Sé con lo que viene mi nombre, mi estatus y lo que he hecho en esta liga cada vez que decido unirme a una franquicia", dijo James la semana pasada después de que los Lakers eliminaron a los Houston Rockets en su serie de playoffs de segunda ronda. "Sé lo que viene con mi nombre. Y viene con ganar. Asumo esa responsabilidad al máximo [más] que nada ... Entiendo a los fanáticos fieles de los Lakers y lo que sintieron o tal vez estuvieron pasando durante, quiero decir la última década, de no estar en la postemporada, no competir por campeonatos o lo que sea. Yo también asumo esa responsabilidad".

MÁS: NBA Playoffs 2020: Horarios, probabilidades y noticias