<
>

Anthony Davis salir de Lakers: "Es algo que no puedo controlar"

play
Temporada de Lakers, de las más decepcionantes de la historia (1:45)

LeBron James tiene mucho que ver en el rotundo fracaso del equipo angelino. (1:45)

Mientras Los Angeles Lakers terminan una de las temporadas más decepcionantes en la historia de la franquicia y se preparan para un verano trascendental que podría incluir cambios importantes para tratar de volver a la trayectoria del campeonato, Anthony Davis dijo que no se preocupa por escenarios comerciales hipotéticos que lo involucran.

"No puedo controlar esas cosas", dijo Davis a ESPN después de la derrota de los Lakers ante los Phoenix Suns el martes, que eliminó a Los Ángeles de la contienda por el Play-in. "Eso es algo de arriba. Algo de Klutch, Rich Paul. De mi agencia.

"Quiero decir, mi trabajo es salir y jugar. Obviamente, me encanta LA. Si eso es algo que están considerando, entonces tendremos una conversación al respecto. No sé de qué están hablando. Cuál es el plan."

Para ser claros, Davis no tiene indicios de que los Lakers lo cambien, pero como veterano de la NBA con 10 años, sabe cómo funciona la Liga. "Quiero decir, no creo que estén planeando hacer nada [conmigo]", dijo. "No lo sé, hombre, no lo sé".

L.A. intercambió por Davis hace casi tres años, enviando a Brandon Ingram, Lonzo Ball, Josh Hart, tres selecciones de primera ronda y dos intercambios de selección a los New Orleans Pelicans por el talentoso ala-pívot.

Davis tuvo un impacto inmediato en su primer año con L.A., jugando 62 de los 71 partidos de la temporada regular en la campaña acortada por la pausa, ayudando a los Lakers a ganar el campeonato y terminando segundo en la votación del Jugador Defensivo del Año. Después de ese título, los Lakers recompensaron a Davis con una extensión de contrato por cinco años y $190 millones.

Se ha perdido exactamente la mitad de los juegos de la temporada regular de Los Ángeles desde entonces debido a varias lesiones. El juego del jueves contra los Golden State Warriors, en el que Davis estará fuera debido a un esguince en la parte media del pie derecho y una fascia plantar, marcará el partido 76 de 152 en los que se habrá sentado desde el comienzo de la temporada 2020-21.

Davis, ocho veces All-Star y cuatro veces All NBA, es consciente de que su historial de lesiones es la única mancha importante en un currículum profesional excelente.

"Mi trabajo es estar en la duela y jugar", dijo Davis. "Cuando estoy sano, soy un hijo de p... Pero tengo que mantenerme sano. Desafortunadamente, fueron dos lesiones que no pude controlar este año, pero volveré el año que viene y veré qué pasa".

Davis se perdió 17 juegos consecutivos desde fines de diciembre hasta fines de enero luego de sufrir un esguince en el MCL de la rodilla izquierda. Luego, a mediados de febrero, sufrió la lesión en el pie, lo que provocó que se perdiera 18 juegos consecutivos.

Pero esas lesiones, dijo Davis, no lo vuelven propenso a lesionarse. Ambas surgieron de circunstancias desafortunadas que habrían lastimado a cualquier jugador.

"No tuve lesiones este año que fueran mi culpa", dijo Davis. "Alguien se cae en mi pierna, se tuerce mi MCL. Exactamente lo mismo que [Kevin Durant] tuvo".

De hecho, Durant se perdió 21 juegos consecutivos después de que su compañero de equipo de los Brooklyn Nets, Bruce Brown, cayera hacia atrás sobre la pierna izquierda de KD mientras regresaba a defender en transición contra los Pelicans y tenía un contacto con Herb Jones que lo envió al suelo.

Fue una reminiscencia de la instancia de esta temporada cuando LeBron James intentó un toma y daca con Davis y provocó que Jaden McDaniels de los Timberwolves cayera al suelo y chocara contra la rodilla de Davis. James usó un movimiento de natación para pasar por McDaniels y el alero de los Wolves perdió el equilibrio.

Un par de meses después, la segunda lesión importante de Davis en la temporada se produjo cuando saltó para atrapar un pase alto desviado de su compañero de equipo Malik Monk y aterrizó en el pie del pívot de Utah Jazz, Rudy Gobert y cayó al suelo. "Y luego me caigo sobre el pie de alguien y me tuerzo el tobillo muy mal, bueno, mi pie, muy mal", dijo Davis. "No puedo controlar eso".

Cuando se le preguntó si la temporada baja extendida le permitiría a Davis, de 29 años, reevaluar sus métodos de entrenamiento con la esperanza de mantenerse saludable en el futuro, respondió.

"No", dijo Davis. "Para ser honesto, mis métodos de entrenamiento eran de primer nivel. No puedo controlar pisar el pie de alguien y no puedo controlar que alguien caiga en mi pierna. No es que esté fuera de forma".

Davis cree que su enfoque del entrenamiento sólo lo ha ayudado, no lo ha lastimado.

"Lo bueno es que, lo que la gente no sabe, es que los médicos en realidad me dijeron que tienes suerte. El médico de nuestro equipo dijo que si no estabas haciendo el trabajo que se suponía que debías hacer este verano, ambas lesiones podrían haber sido peores", dijo Davis.

"Podría joder mi pie mucho más. O podría haberme desgarrado algo en la rodilla. Así que es positivo para mí, sabiendo que trabajé mucho este verano y evité que me sucedieran lesiones catastróficas.

"Entonces, la gente puede decir lo que quiera decir, pero sé lo que hago cada verano para prepararme para una temporada de 82 juegos".