<
>

Emoción y felicidad: las declaraciones de Los Pumas 7s tras el Bronce en los Juegos Olímpicos

play
A puro corazón: ¡Los Pumas 7s son de Bronce en Tokio 2020! (0:46)

El seleccionado argentino derrotó 17-12 a Gran Bretaña y se subieron al podio en los Juegos Olímpicos. (0:46)

No será un día más para Los Pumas 7s ya que lograron quedarse con el Bronce luego de superar a Gran Bretaña por 17-12. Luego de muchos festejos dentro de la cancha, algunos jugadores y el entrenador hablaron con la transmisión y dejaron sus sensaciones.

Gastón Revol fue uno de los primeros en hablar y mostró su felicidad: “Me acaban de hacer un regalo muy grande. Ayer me acordé de Rio y de los momentos difíciles que pasamos. Tuve la capacidad de sentir que todo estaba pasando por algo y que no tenía que estar en la cancha. Tuve que aceptar el destino confiando en que los resultados llegan, tengo una felicidad inmensa.”

Santiago Álvarez, capitán del equipo, dejó en claro por lo que juega el combinado argentino: “Nosotros no competimos para ganar, sino por lo que no están como Gastón (Revol) que le sacaron la roja, Matías Osadczuk que se lesionó en la rodilla o los siete que se quedaron en Argentina. No puedo describir lo que siento ahora, pasamos cosas muy feas pero la unión fue fundamental y lo mejor.”

Ignacio Mendy, autor del try que puso a Argentina en el podio, habló de su conquista: “No sabía qué hacer, si seguir corriendo o apoyar, no me acuerdo de nada. Hay mucho laburo atrás de esto y yo soñé todos los días con esto cuando me iba a dormir.

Por último, el head coach, Santiago Gómez Cora, también se mostró muy emocionado por esta victoria: “Me siento un bendecido no sólo por cumplir un sueño sino por hacer lo que me gusta. No es fácil estar acá, hay mucho laburo, mucho sufrimiento, muchas derrotas, hace tres días que no duermo y esto no termina acá ya que mañana hay que pensar en lo que viene.”

Por último, Franco Sábato, quien estuvo con el plantel en Tokio, pero no en la Villa Olímpica se mostró muy feliz: "Lo que me tocó pasar fue muy duro, comer y vivir sólo acá en Tokio. No poder estar en el día a día con el grupo, vivir esos momentos con todos. Pero se demostró que valió la pena cuando terminó todo y estando abrazados juntos. Lo que hicieron los chicos fue impresionante"