<
>

José Reyes dejará legado como uno de los mejores torpederos en Grandes Ligas

ESPN

REPÚBLICA DOMINICANA -- La carrera de José Reyes en las Grandes Ligas es una de las más importantes y, a la vez, enigmáticas, entre jugadores del cuadro de República Dominicana en este siglo.

Reyes, que aún no ha anunciado su retiro de manera formal del béisbol, no jugó en el 2019 y no tiene contrato para esta temporada y es muy probable que hayamos visto lo último del nativo de Villa González.

Pero, con su actuación a lo largo de 16 temporadas, Reyes colocó números y alcanzó un estatus que lo coloca junto a Tony Fernández y Miguel Tejada en la conversación del mejor torpedero nacido en la República Dominicana.

En las 10 temporadas comprendidas entre el 2005 y el 2014, Reyes registró ocho campañas sólidas que lo colocaron en la élite de los campocortos de Grandes Ligas y fue considerado en un momento la estrella de los Mets de Nueva York y el mejor jugador de la posición seis de la Liga Nacional.

Durante ese período que mencionamos, Reyes conectó más de 10 triples en siete ocasiones y fue líder de la categoría en cuatro de esas estaciones. También tuvo cinco campañas de 30 o más dobles. Reyes fue a cuatro Juegos de Estrellas en esos años.

En la comparación con Tejada y Fernández, Reyes queda detrás con esas apariciones en el All-Star, tomando en cuenta que Tejada recibió el honor en seis ocasiones y “Cabeza” fue cinco veces.

Pero Reyes finalizó su carrera, al igual que ellos, con más de 2,000 hits conectados.

Mientras Tejada fue el que tuvo más poder de los tres y Fernández el de la defensa impecable, Reyes dominó con su velocidad. En sus primeras tres temporadas completas con los Mets, Reyes fue líder en bases robadas con 60, 64 y 78, respectivamente, del 2005 al 2007.

Con sus 517 robos de base, Reyes es el segundo mejor entre los dominicanos en la historia de las Grandes Ligas, solamente superado por las 550 robadas de César Cedeño.

Uno de los grandes problemas que evitaron que Reyes terminara con mejores números, superara a Cedeño y alcanzara la barrera de los 2,500 imparables, fueron sus constantes lesiones en las piernas. En años productivos, el torpedero perdió la oportunidad de acumular mejores estadísticas y recibir galardones por sus actuaciones.

Aunque José Reyes no ha mostrado públicamente interés en trabajar en el béisbol una vez anucie el final de manera oficial a su carrera como jugador, sería de mucho provecho para jóvenes talentos el poder recibir enseñanzas de primera mano de un jugador como Reyes, que se lució por un estilo agresivo y emocionante para jugar las paradas cortas y correr las bases.