<
>

LeBron James sirvió de inspiración para Chicharito, quien festejó su gol como El Rey

play
Chicharito anotó, pero el Galaxy no pasó del empate (1:53)

Chicharito Hernández cortó su sequía contra Seattle Sounders, pero para mala fortuna de los angelinos, los visitantes empataron el marcador en los minutos finales gracias a una anotación del peruano Raúl Ruidíaz en tiempo de compensación. (1:53)

LOS ÁNGELES -- Tras cuatro meses sin festejar, el miércoles volvió la sonrisa de Chicharito, en el empate 1-1 entre LA Galaxy y Seattle Sounders. En medio de críticas y cuestionamientos alrededor de sus actuaciones, el delantero mexicano se reencontró con el gol y festejó además al estilo de LeBron James.

“Con todas las proporciones guardadas, festejé así porque LeBron para mí es alguien que admiro mucho. Lo admiro porque me refleja mucha responsabilidad en cada aspecto de su vida y demuestra que puede con ella. Es algo que le estoy aprendiendo”, compartió Javier Hernandez luego de su gol.

El basquetbolista de Los Angeles Lakers estrenó dicho festejo denominado el silenciador o bajen el techo en 2013, durante una visita a su natal Cleveland, pero como jugador del Miami Heat. La celebración consiste en hacer un movimiento con las palmas de las manos presionando hacia el piso, mientras se marcha, para después finalizar golpeando el pecho con la mano derecha. Esta señal es una manera de silenciar las críticas, bajarle el techo o apagar las luces ante la hostilidad de la afición que te grita o te cuestiona.

No es la primera vez que otros deportistas han imitado el festejo, de hecho, James no es el creador original, sino el ex jugador de NBA, Nick Van Exel.

Javier Hernández resumió, en una palabra, el aprendizaje que este año 2020 le ha dejado. Dicha palabra es responsabilidad.

“Este año ha sido negativo en todos los sentidos. No quiero hablar de nadie más que de mí. He tenido muchos factores que me han perjudicado y me han complicado el poder sacar lo mejor de mí, pero como ya lo vieron hoy, estoy tomando decisiones en mi vida con mucha responsabilidad desde el amor para poder sacar lo mejor de mí, brindarle toda esa confianza que este equipo me ha dado”, compartió un honesto Chicharito quien solamente ha marcado dos goles con LA Galaxy.

Javier asumió la responsabilidad que implica ser la cara del club, uno de los jugadores franquicia de la institución y el mejor remunerado económicamente.

“La verdad que este club me ha brindado absolutamente todo y el que no ha confiado en ellos he sido yo. Más que ellos no confiar en mí, yo no he confiado en muchísima gente. En lugar de abrirme y mostrarme más vulnerable, inconscientemente me estaba cerrando más con mi familia, con mis seres queridos y con todo mundo”, agregó el futbolista de 32 años de edad.

LA Galaxy quedó fuera de toda contienda por playoffs. Le resta un partido para cerrar la temporada regular el domingo frente a Vancouver Whitecaps.