<
>

¿A qué se debe el peor comienzo del Manchester City en la Premier League bajo el mando de Pep Guardiola?

play
Pep Guardiola sobre la lesión de Agüero (0:13)

Esto explicaba el DT del Manchester City después del partido de Premier League el fin de semana pasado (0:13)

Mientras intenta encontrar la razón del peor comienzo de temporada de Manchester City desde que se hizo cargo de rol de entrenador en 2016, podría ser fácil sugerir que Pep Guardiola ha perdido su toque en el Etihad. Después de todo, la mala racha de City no ha aparecido de la nada en las últimas semanas.

El poco convincente empate 1-1 del sábado en West Ham United, durante el cual Sergio Agüero terminó rengueando a causa de una lesión en el tendón de la corva, fue la tercera vez en cinco partidos que City ha perdido puntos y ahora han registrado su peor comienzo desde 2014.

City no logró aprovechar ninguna clase de desafío ante Liverpool en la Premier League la temporada pasada y su campaña en la Champions League llegó a un repentino final inesperado ante Lyon in en los cuartos de final. ¿Será que sus actuaciones pobres se están convirtiendo en una tendencia?

Es justo decir que City y Guardiola han perdido ese halo de invencibilidad que habían desarrollado bajo el mando del ex entrenador de Barcelona y Bayern Munich al ganar títulos consecutivos y un triplete doméstico, en 2017-18 y 2018-19, pero sólo parte de la responsabilidad puede ser atribuida a Guardiola.

Los problemas de City se han ido desarrollando con el tiempo y tienen raíz en el reclutamiento de sus jugadores durante los últimos tres años. De muchas maneras, están cometiendo los mismos errores de Manchester United durante el último año de Sir Alex Ferguson como entrenador. City está fichando a jugadores que no son tan buenos como los hombres a los que se supone que tienen que reemplazar, y cuando eso suceda, los efectos nocivos podrían tomar tiempo hasta hacerse evidentes.

En United, el descenso gradual del nivel de su escuadrón comenzó después de que se retiró Ferguson en 2013, dejando una seguidilla de sucesores con la tarea imposible de mantener el éxito del club con jugadores inferiores. Comenzó con la venta de Cristiano Ronaldo a Real Madrid por un record mundial de £80m en 2009. Cristiano fue reemplazo por Antonio Valencia, un fichaje de £16m desde Wigan, y con Michael Owen también sumado en un pase libre de Newcastle.

Luego llegaron jugadores como Chris Smalling y Phil Jones, identificados como reemplazos a largo plazo de Rio Ferdinand y Nemanja Vidic, y otras firmas de bajo presupuesto como Bebe, Gabriel Obertan y Alex Buttner.

Ferguson dijo que United estaba encontrando "valor en el mercado" mientras que City estaba invirtiendo a lo grande en jugadores como Carlos Tévez, Yaya Touré, David Silva, James Milner y Agüero.

Cuando United superó a City en el fichaje de Robin van Persie desde Arsenal en 2012, fue suficiente para recuperar el título esa temporada, pero el daño ya estaba hecho. Demasiados grandes jugadores habían sido reemplazados por jugadores menos capacitados y United al día de hoy sigue pagando el precio, casi una década después.

City todavía no está en esas instancias, pero las alarmas están sonando en el Etihad porque el club ha perdido su toque en el mercado de pases. Sus críticos dirán que han invertido más que todos sus rivales con Guardiola al mando, quien según Transfermarkt.com, gastó £832.4 millones en jugadores nuevos desde que sucedió a Manuel Pellegrini como entrenador en 2016. Pero eso no se traduce automáticamente en valor dentro de la cancha -- United en la era post Ferguson es un buen ejemplo de eso - y mientras que han invertido grandes sumas de dinero, su fichaje record es sorprendentemente bajo en comparación con otros equipos europeos top; £64.3m invertidos en el defensor de Benfica, Rúben Dias, este verano.

United, Liverpool, Arsenal y Chelsea han fichado a jugadores con precios más abultados que City, aunque City ha firmado a más jugadores que cuestan más de £50m desde que Guardiola se hizo cargo del club, por lo que han sumado jugadores caros de manera consistente.

Dejando de lado excepciones, como el fichaje británico record de £32.5m de Robinho en 2008 o la captura de £35m de Agüero en 2011, City siempre ha estado rondando la parte superior del mercado, pero nunca ha estado en la cima. Aunque si bien ha invertido fuertemente, ha pasado mucho tiempo desde que realmente ha podido mejorar su escuadrón con una nueva incorporación.

play
0:27

Courtois al 'Kun': Tú sabes mentir muy bien, siempre te tiras en el área y te marcan penal

El portero del Real Madrid se puso a jugar en línea con el delantero argentino.

Aymeric Laporte ha sido un enorme éxito desde que llegó de Athletic Bilbao por £58.5m en enero de 2018, pero él es un caso poco frecuente. Vincent Kompany todavía no ha sido reemplazado apropiadamente -- Dias y Nathan Aké han sido fichados por un total combinado de unos £100m para lograr eso este verano - mientras que todavía no hay un sucesor evidente de Yaya Touré o David Silva.

City ha hecho intentos de reemplazar a Fernandinho antes de que se marchara, pero a pesar de invertir £56.4m en Rodri en 2019, Fernandinho sigue siendo su mejor mediocampista defensivo a los 35 años.

Agüero, cuyo contrato expirará el próximo verano, es lejos el mejor delantero de City; Gabriel Jesus no está en el mismo nivel. Las opciones en el ataque de Guardiola no van más allá del joven brasileño.

Y mientras que City está muy entusiasmado con el potencial de Ferran Torres, un fichaje de Valencia que hicieron el verano por £20m, es difícil verlo como una mejora de Leroy Sané, quien fue vendido a Bayern Munich a principios de este año.

Dejando de lado a Laporte, la reciente ventana de pases ha sido un cuento de mucha inversión y poco retorno para City, y es por eso que han quedado entre los rezagados. Otros contratos onerosos como el de Riyah Mahrez (£61m), Joao Cancelo (£27.6m) y Benjamin Mendy (£51m) han dejado a los fanáticos de City decepcionados.

Sin dudas, Guardiola tiene culpa en este desplome, pero cuando pierdes a jugadores importantes y los reemplazas con otros que son inferiores... sólo hay una dirección en la que puede avanzar un equipo.