<
>

"Es hora de poner las cosas en su sitio", asegura Griezmann

play
Antoine Griezmann: 'Mi objetivo es retirarme en la MLS' (1:01)

El delantero del Barcelona habla con ESPN sobre su deseo de retirarse en la MLS, seguir los pasos de David Beckham y el desempeño de Carlos Vela. (1:01)

BARCELONA -- Antoine Griezmann rompió su silencio en una entrevista concedida a Jorge Valdano en el canal Vamos, en la que habló por primera vez públicamente de su relación con Lionel Messi, de sus sensaciones desde que fichó por el Barça y de los problemas que le han supuesto diversas declaraciones de personas de su entorno o relacionadas con él, de las que dijo "no poder controlar".

Griezmann, en una charla sincera y directa, pidió "ayuda" a un entorno que sospecha enrarecido respecto a él. Tanto en círculos periodísticos como en el propio club, con precandidatos que han puesto en duda la conveniencia de su fichaje. Y puso especial énfasis en aclarar que su relación con Leo Messi es buena, muy al contrario de lo que se puede especular desde fuera del vestuario.

El delantero francés comenzó recordando que no hablaba en público "desde que llegué al Barcelona, desde mi presentación", porque, argumentó, "dije que no quería hablar fuera, sino en el campo porque es lo que mejor se me da, con el balón en los pies... Pero es hora de poner las cosas en su sitio porque ya llevo mucho tiempo aguantando cosas, comentarios... Y dije que ya basta".

Tanto el exrepresentante de Griezmann Eric Olhats como sun tío Emmanuel Lopes dieron a entender en días pasados que la relación entre el futbolista francés y Messi no era la mejor, llegando a afirmar que el argentino imponía "un régimen de terror" en el vestuario del Barça.

"Yo con Eric, desde que me casé, no tengo relación. No era mi representante, me llevaba las cosas y era muy importante en mi vida hasta el día que me casé, que tenía que venir a mi mesa presidencial y no se presentó. Me enfadé mucho y desde entonces no tenemos relación", avisó el delantero francés, quien avisó que esa clase de declaraciones "pueden hacer mucho daño o provocar dudas".

"Messi sabe que le tengo mucho respeto. Le dije que no tengo nada que ver con ellos, que duele, porque mi tío, que no sabe de qué va el fútbol, habla durante dos horas con un periodista hasta que al final le saca una frase para tener polémica" solventó, afirmando que después de estos episodios tenía que salir a la luz. "No me gusta hablar de estas cosas, pero ahora creo que era importante para aclarar las cosas".

"Como no hablo quizá doy pie a que se hable de mi. Cuando no es por Leo es por un candidato que habla de mi fichaje o porque alguien dice que yo me quiero ir en enero... Lo único que quiero es que me dejen un poco en paz y estar tranquilo", pidió Griezmann, quien reconoció necesitar "la ayuda de la gente, de los periodistas... De los compañeros ya la tengo".

"En Barcelona me han acogido muy bien y quiero devolver esa confianza, estar tranquilo y conseguir que me dejen un poco en paz", repitió el delantero francés, advirtiendo que "a veces se pasan con las críticas. Es verdad que no estoy siendo el mejor Griezmann, pero como no hablo ni quiero que hable mi gente soy una diana fácil".

De su llegada, difícil al Barça un año después de rechazar su fichaje, Antoine descubrió que habló con Messi para explicarle sus razones "y me dijo que lo sucedido un año antes le dolió porque me había elogiado... Pero igualmente me dijo que iba a muerte conmigo a partir de ese momento, por ser compañeros, y eso lo noto cada día".

"Cuando llegué ya dije que si tenía que pedir perdón por lo sucedido lo haría en el campo. Puede que hubiera comentarios entre periodistas, en la afición... pero yo quería hacerme perdonar, si tenía que hacerlo, en el campo" relató, explicando que "ya tengo bastante con lo mío en el campo como para tener que escuchar cosas fuera".

"En un año y medio he tenido tres entrenadores distintos y eso es difícil cuando vienes de un sistema muy claro a jugar de otra manera con tantos cambios de entrenadores, con un sistema distinto, teniendo que adaptarme a mis compañeros...", recordó como argumento de su complicado momento futbolístico en el Barça, asegurando que con Valverde se llevó siempre "muy bien".

"Valverde me quería en la izquierda y jugar al espacio, con Jordi Alba. Mi relación con él fue muy buena, con mucho respeto. Me dio la oportunidad de venir al Barça y por eso le debo mucho. Siempre noté su confianza" relató, advirtiendo que de Setién "aprendí mucho de la salida de balón y de algunos desmarques que se pueden hacer. Mi relación con él fue normal. Después del partido con Atlético me llamó para hablar y le dije que no hacía falta. Si no pedía explicaciones por jugar, tampoco lo podía hacer cuando no jugaba".

Griezmann argumentó su famoso documental de un año antes afirmando que su deseo era "enseñar como se vive un cambio de equipo de este nivel. Aunque mucha gente se pensó que era un juego, que me reía de los aficionados, para mi fue muy complicado porque solo quería mostrar como vive un profesional este momento". ¿Por qué se quedó en el Atlético? "Decidí quedarme porque aunque todos te hablan, al final la decisión es personal y en eso me ayudó mucho mi mujer, aunque a mis padres no les gustó toda esa historia y me querían ver en el Barcelona".

"Después llega un momento en que necesitaba un cambio, aprender otra cosa... Se iban compañeros importantes del Atlético y eso quizá me ayudó a decidirme después de irse Godín o Lucas. Me sentía preparado para ver otras cosas" resumió para explicar la razón del cambio un año después.