<
>

Bayern Munich amenaza el Camp Nou otra vez... Un 'gigante' al que no le duele nada

play
Luuk De Jong ya respira aire culé (1:12)

El delantero se suma al FC Barcelona. Aquí les mostramos lo que fue su primer contacto con el club. (1:12)

BARCELONA -- El Bayern Munich, que pasó como un ciclón el sábado por Leipzig, ya cuenta cinco victorias al hilo esta temporada y asoma por Barcelona con el recuerdo de la peor pesadilla deportiva que sufrió el Barça en Europa. Hace apenas 13 meses de su último cara a cara y el 2-8 de Lisboa no se borra alrededor de un Camp Nou donde el estreno de la Champions se espera con cautela desmesurada. No es extraño atendiendo a una realidad palpable: hoy por hoy el cuadro alemán está un peldaño, o dos, por encima del azulgrana.

Liderado por un Robert Lewandowski que está llamado a ser una de las figuras indiscutibles de la Champions League que se estrena el martes, el potencial del Bayern es tan indiscutible que le presenta como un reto descomunal para el Barça de Ronald Koeman, enfrentado de buenas a primeras con uno de los favoritos del torneo junto a Manchester City, Chelsea o, por encima de todos, PSG.

Siete de los titulares de aquel Bayern del 14 de agosto de 2020 repitieron en el once que venció al Leipzig este fin de semana y en la plantilla, a la que se ha sumado este verano Dayot Upamecano, también destaca la presencia de Leroy Sané, llegado hace un año desde el Manchester City, Süle, Sabitzer o el canterano Stanisic para completar un grupo de cuya columna vertebral solo se echa en falta a David Alaba pero mantiene a los Neuer, Kimmich, Müller, Lewandowski, Goretzka, Pavard o Gnabry (cuya lesión le convierte en seria duda para enfrentar al Barça).

También hay cambio en el banquillo con la presencia del joven Julian Nagelsmann, tan determinado a mantener el rodillo en la Bundesliga (nueve títulos consecutivos y quince en las 21 temporadas de este siglo) como decidido a recuperar el trono continental del que le apartó el PSG en los cuartos de final del último curso. Para ello mantiene un estilo arrollador conocido y una personalidad definida.

Es difícil adivinar, a simple vista, un punto débil en la engrasada maquinaria bávara y acaso sea la marcha de Alaba al Real Madrid una circunstancia a tener en cuenta. La ausencia del talentoso jugador austriaco deja a Alphonso Davies como dueño absoluto del lateral y banda izquierda. El joven norteamericano tiene un enorme poder ofensivo, sí... Pero cuesta de recuperar la posición, obligando al central zurdo a tapar huecos con urgencia en caso de contragolpe rival y dejando desguarnecida a la zaga.

RITMO

No es el Bayern un equipo dado a mimar el balón en exceso. Nunca lo fue y más se diría que en la época de Guardiola fue el entrenador el que se acabó adaptar a la filosofía bávara que al revés. Le impuso su sello, que se mantiene, sí, pero con una premisa indiscutible: el ritmo, la presión y la intimidación son indiscutibles.

La intensidad de su juego no se discute. Presión asfixiante ya en el área rival para evitar que el contrincante pueda salir con comodidad y empezar ahí a tomar el protagonismo. El acoso es constante bajo el prisma de Thomas Müller y el acompañamiento de los indestructibles Gortezka y Kimmich, un todoterreno soberbio y cerebro indiscutible del equipo en ataque.

CONTRAGOLPE

Las transiciones, vertiginosas, son armas de destrucción masiva para un rival que pierda la posición si el Bayern recupera el balón en su zona de mediocampo. Lo sufrió, y de qué manera, el Barcelona en Lisboa y se mantiene como una clave innegociable. Los futbolistas de Nagelsmann se despliegan con una velocidad y orden estratégicos, manteniendo como punto de lanza a Lewandowski, siempre atento a las llegadas por banda o a la combinación definitiva de Gortezka y Müller, trotones imperiales en la conducción.

GOL

Robert Lewandowski suma ocho goles en cinco partidos esta temporada y el equipo alcanza los 28 en seis encuentros, teniendo en cuenta que estrenó su participación en la DfB Pokal con atropellando por 0-12 al modesto Bremer SV de 5ª categoría. Descontado ese festival, apuntar 16 goles en cinco encuentros tras haber enfrentado a Borussia Mönchengladbach (el único capaz de momento de arrancarle un empate), Borussia Dortmund, Colonia, Hertha y Leipzig no es cualquier cosa y denota que el engrase ofensivo del Bayern está a pleno rendimiento.

La responsabilidad realizadora no tiene secretos en el cuadro bávaro, siendo Lewandowski, segundo máximo goleador de la historia del club con 302 dianas desde 2014, el protagonista indiscutible... Y que apunta a ser una amenaza de órdago para Gerard Piqué. Suma 35 goles en 27 partidos disputados con el Bayern desde que comenzó el año y los ha celebrado de todas maneras y condiciones: su capacidad de definición es extraordinaria... y por si acaso tiene el acompañamiento, aparición fulgurante, del joven Musiala.

4-2-3-1

El sistema es otro de los aspectos irrenunciables del Bayern, que no ha cambiado con la llegada de Nagelsmann a su banquillo. El carácter marcado ofensivo comienza a través de Kimmich y puede danto desarrollarse con la llegada desde el interior de Goretzka y Müller como por el exterior, con la verticalidad de Gnabry, Sané, Coman y el joven Musiala o la incorporación de Davies y Stanisic o Pavard desde los laterales, siempre con la referencia de Lewandowski en punta.

En defensa se espera la adaptación inmediata de Upamecano como central de referencia, al que deben acompañar Süle o Lucas Hernández, manteniéndose indiscutible en la portería Neuer, heredero de Oliver Kahn e intocable desde su llegada en 2011 procedente del Schalke.