<
>

Chelsea, el rival más difícil para el Manchester City

Toño Rodríguez ESPN

Manchester City deberá sufrir como no lo ha hecho contra el Chelsea para no volver a fracasar en Europa.

El Manchester City está más cerca que nunca de ganar la Champions League por primera vez en su historia, pero el 29 de mayo en Turquía, se van a enfrentar al rival más difícil, por su estilo de juego y antecedentes, que el sorteo les haya podido dejar, el Chelsea de Thomas Tuchel.

El Chelsea es el equipo que ya les arrebató la posibilidad de ganarlo todo esta temporada, dejándolos fuera en semifinales de la FA Cup hace tres semanas (Manchester City ganó la Copa de la Liga) y es el mismo que puede retrasar que este sábado ganen la Premier, cuando se enfrenten en Etihad en la jornada 35, y todo lo que necesitan es no perder, como para meterles miedo.

El mundo sabe que Pep Guardiola es el amo de la posesión y del compromiso ofensivo, pero no todos tienen claro que Tuchel es el maestro de frustrar delanteros, como ya lo hizo en la Copa con los del City y como lo ha hecho a lo largo de los tres meses que tiene al frente del Chelsea, en los que ha firmado 18 de 24 partidos sin permitir un gol.

Las cifras van más allá, el Chelsea de Thomas Tuchel recibe un gol cada 216 minutos, lo que invita a pensar que pueden resistir el vendaval que les mande Guardiola durante los 90 de la final y hasta con el lujo del tiempo extra, sin hacerle cosquillas a su promedio defensivo.

Claro que una cosa son las estadísticas y otra la realidad de los partidos, pero recuerden el título de esta columna, el Chelsea es el rival más difícil que se podía topar el Manchester City, por su estilo, y Pep Guardiola va a tener que lucir sus mejores trucos en la preparación de un juego que seguramente les exigirá tanta paciencia como precisión.

Para abonar al éxito del Chelsea de Tuchel, su sólido trabajo atrás está acompañado por la recuperación incasable de Kanté y puros velocistas en Havertz, Werner, Pulisic, Mount, Chilwell y Azpilicueta, que ya hicieron morder el polvo a un gigante como el Real Madrid y a otros maestros de la negación como el Atlético de Madrid.

Así como el Manchester City aspira a una temporada de títulos en plural, el Chelsea lo hace en los frentes de la Champions y la mencionada FA Cup (juegan la final contra el Leicester el 15 de mayo), lo cual es una motivación que no se debe pasar por alto para un grupo de jugadores que, a diferencia de los de Guardiola, apenas se están familiarizando con eso de levantar trofeos con su club.

Estamos a las puertas de una previa muy divertida y la primera llamada llega este fin de semana, cuando el Manchester City reciba al Chelsea con el objetivo de celebrar en su cara el título de la Premier League y, de paso, quitarse esa presión de encima, mientras su rival aún tiene que pelear hasta la última jornada por quedar dentro de los primeros cuatro.

Pero el Chelsea es el que tiene menos que perder, ellos ya han ganado la Champions y parten como los no favoritos a la luz de la constancia del Manchester City, que deberá sufrir como no lo ha hecho más que contra el Chelsea este año, para no volver a fracasar en Europa.