<
>

¿Nuevo Rey en el Norte de la NFC?

Aaron Rodgers y los Packers tendrán que ajustarse a la nueva realidad sin Davante Adams

Los Green Bay Packers comenzarán una nueva temporada llena de ilusiones y con la mira puesta en el Super Bowl LVII, pues hace ya más de 10 años que no logran levantar el trofeo Vince Lombardi.

En las últimas tres temporadas, el equipo comandado por el head coach Matt LaFleur ha dominado el norte de la Conferencia Nacional, teniendo en Aaron Rodgers y Davante Adams a una de las duplas más explosivas y exitosas de los últimos tiempos; sin embargo, ya no la veremos para la siguiente campaña, pues el receptor se fue a Las Vegas Raiders, y es aquí donde comienzan las dudas de cara al kick off.

Adams ha sido el hombre de confianza de Rodgers. Tomando en cuenta de 2019 a 2021, años en los que los Packers ganaron su división, el receptor fue el jugador al que más pases le lanzaron y, por ende, el de mayor número de recepciones y yardas por aire. La fe y la confianza eran mutuas, se entendían a la perfección, pero todo tiene un final y esta dupla ya no jugará en Green Bay.

¿Green Bay y Rodgers podrán seguir el camino del éxito sin Davante Adams?

Primero hay que irnos a la historia, y ésta nos dice que Aaron Rodgers ha jugado únicamente siete partidos sin Adams, y ha ganado todos ellos.

En 2019 los Packers tuvieron que jugar de la semana cinco a la ocho sin Adams y se impusieron a Dallas Cowboys, Detroit Lions, Oakland Raiders y Kansas City Chiefs. En el 2020 tampoco contaron con el receptor en las semanas tres y cuatro, en las que derrotaron a los New Orleans Saints y los Atlanta Falcons, respectivamente. Y en la semana ocho del 2021 vencieron a los Arizona Cardinals en un juego cerrado que terminó 24-21.

Quizá si nos basamos en dicha estadística creamos que el mariscal de Green Bay puede lidiar con la ausencia de Adams, pero en dichos juegos tuvo que distribuir entre diferentes receptores el ovoide y correr, algo que si hace durante toda la temporada estaría arriesgando demasiado su integridad física y la temporada en sí.

Fue en 2019 y 2020 cuando el receptor se ausentó la mayor cantidad de partidos. Aun así, al finalizar la temporada regular, superó ampliamente al resto de sus compañeros en cada cifra.

En 2019 sumó 83 recepciones y 997 yardas, seguido del corredor Aaron Jones, quien logró 49 recepciones y 474 yardas aéreas. En ese año, el segundo WR con más recepciones fue Allen Lazard con 35 y 477 yardas. En el 2020, sumó 115 recepciones y 1,374 yardas, seguido del ala cerrada Robert Tonyan con 52 recepciones y 586 yardas. Marquez Valdes-Scantling fue el segundo WR con más recepciones y yardas aéreas, 33 y 690, respectivamente.

Así que sí, un par de partidos pueden sobrevivir sin Davante Adams, pero está demostrado que en cuanto regresa al emparrillado vuelve a ser el objetivo principal y parece haber un alivio en el quarterback.

¿A quién tienen para reemplazarlo?

Tendrán a un veterano de mil batallas como lo es Randall Cobb, pero sus mejores tiempos ya quedaron atrás. Aún podrá ser una opción para Rodgers, pero difícilmente se convertirá en el receptor principal, este rol corresponderá a Sammy Watkins.

Watkins tuvo muy buenas temporadas con los Chiefs, y después de tres campañas se mudó a Baltimore, pues los Ravens estaban urgidos por un receptor de calidad, pero no tuvo las mejores actuaciones y cambió de equipo nuevamente, ahora a Green Bay.

Tendrá una gran responsabilidad sobre sus hombros, pues en el pasado Draft los Packers decidieron apostar por la defensiva en la primera ronda y fue hasta el segundo pick de la segunda ronda, el pick 27 de la cuarta y el 37 de la séptima cuando seleccionaron a los receptores Christian Watson de North Dakota State, Romeo Doubs de Nevada y Samori Toure de Nebraska; quienes tendrán un proceso largo para convertirse en jugadores principales del equipo.

No hay quien llene los zapatos de uno de los mejores receptores de la NFL en los últimos tiempos, por lo que Rodgers tendrá que apostar por lanzarle a los corredores como válvula de escape o por la veteranía de Cobb y esperar que Watkins recupere su mejor nivel.

El fin de una era

Creo que la salida de Davante Adams significará el fin de la hegemonía de los Packers en el Norte de la NFC, la cual será conquistada por los Minnesota Vikings, quienes reforzaron de gran forma su defensiva y la línea ofensiva, lo que ayudará a que tengan una mejor temporada y le arrebaten el puesto que Green Bay no ha soltado en los últimos tres años.

Por su parte, confío en que Aaron Rodgers seguirá mostrando un gran nivel, pero no será el mismo sin su receptor estrella, por lo que quizá sus números se vean afectados ante la necesidad de apostar por gente nueva.