<
>

Griselda González, de maratonista a enfermera

Griselda González

Griselda González nació en 1965 en Buenos Aires y durante su carrera se destacó en las pruebas de semifondo y fondo. Representó a Argentina en dos Juegos Olímpicos (Barcelona 1992 y Sydney 2000). Sin embargo, se gana la vida salvando, valga la redundancia, vidas.

Residente en Madrid, desde hace 20 años, dejó su trabajo de más de 10 como jefa de planta en una residencia para ancianos y hace dos semanas se sumó al personal del Hospital Universitario Puerta de Hierro, que acondicionó la mayor parte de sus pabellones para pacientes con COVID-19.

"El deporte profesional te da las herramientas para afrontar otras cosas. Te enseña a trabajar duro e intento trasladar esa enseñanza a lo que estamos viviendo ahora", asegura la exmaratonista.

"El año pasado me gradué como auxiliar de enfermería así que viendo lo que estaba pasando mandé mi currículum a varios hospitales y enseguida me llamaron de casi todos porque necesitaban personal con urgencia para afrontar la pandemia", cuenta Griselda, que el 23 de marzo dejó su antiguo empleo y el 24 se incorporaba al Puerta de Hierro.

"Sabiendo ya lo que pasaba en Italia no me sorprendió lo que me encontré. Al venir del mundo de las residencias estás acostumbrada a tratar con ancianos de todo tipo, algunos que están muy bien pese a tener una edad avanzada y otros que son muy dependientes", relata.

Griselda dice que no hay sanitarios enfermos en su planta pero sabe que el enemigo es peligroso: "No me da miedo el coronavirus pero me da respeto y me ayuda a tomar las precauciones debidas. El miedo debe ser algo controlable porque si no estaría bloqueada y no haría bien mi trabajo", concluye.