<
>

Santiago Nieva quiere darle medallas al boxeo indio en Tokio

El cordobés Santiago Nieva es el entrenador de la selección india de boxeo. Dejó el país a los 5 años, volvió, y otra vez emigró. Un verdadero trotamundos que vive para el boxeo olímpico.

Nueva Delhi, 29 abr (EFE).- El equipo de boxeo indio busca hacer historia en los Juegos Olímpicos de Tokio con la ambición de llevarse dos medallas, una en la categoría masculina y otra en la femenina, de la mano de su director de alto rendimiento, el argentino Santiago Nieva.

"El objetivo es obtener medallas en varones y en mujeres, o sea una más una. Hasta ahora en la historia de la India hay solo dos medallas, una en varones en el 2008 y una en mujeres en el 2012, que logró Mary Kom que hace (ahora) sus segundos Juegos Olímpicos", explicó Nieva a Efe desde el centro de entrenamiento de Patiala, en el norte de la India, en una conversación telefónica.

.

NUEVE BOXEADORES CLASIFICADOS

Nueve boxeadores del país asiático, cinco hombres y cuatro mujeres, buscarán alzarse con una medalla en Tokio, en unos JJ.OO. que serán inaugurados el próximo 23 de julio pero sobre los que aún planea cierta incertidumbre tras más de un año de pandemia.

Amit Panghal, medalla de oro en el último mundial de boxeo, Manish Kaushik, bronce en aquella misma competición, yKom, con seis títulos mundiales bajo el cinturón y medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres en 2012, encabeza la lista de candidatos al título.

"Los que no han ganado medalla también son candidatos pero sabemos que los Juegos Olímpicos son duros, se van a sembrar los boxeadores con mejor ránking. Pero bueno, tenemos buenas chances", afirmó Nieva.

El centro de Patiala es estos días una burbuja para mantener a raya al coronavirus, que en la India ha dejado ya más de 18 millones de infecciones y récords mundiales diarios. Allí se entrena desde hace un año entrena prácticamente sin contacto con el mundo exterior el equipo masculino.

El femenino se prepara en un centro de Nueva Delhi bajo la supervisión directa del entrenador italiano Rafael Bergamasco, incluyendo a la multicampeona de 38 años Kom, a la que Nieva describe como un "mito" en la India.

"Es como Maradona, es una embajadora de la India en el boxeo y creo que hasta cierto punto también fuera del boxeo se la conoce", explica Nieva sobre una boxeadora inmortalizada por el cine de Bollywood en 2014 con la estrella Priyanka Chopra como intérprete.

LA PANDEMIA DIFICULTA LA PREPARACION

El camino hacia los Juegos Olímpicos no ha sido fácil, reconoce el argentino, que llegó al país asiático en 2017 y afirma encontrarse a gusto "desde el día uno".

El coronavirus, dijo, "nos ha afectado mucho, pero bueno, también a nuestros rivales les ha afectado. Algunos países han podido sobrellevarlo un poco mejor y otros están muy complicados", reconoció Nieva. El entrenador se consuela con que, a pesar de la pandemia, el equipo consiguió realizar una gira por Europa entre octubre y diciembre, además de participar en marzo en un torneo en la ciudad española de Castellón.

"Tuvimos varios casos positivos en un torneo en Turquía", dijo. También en Castellón uno de los boxeadores dio positivo. "En cada torneo o campo de entrenamiento que queremos hacer, tenemos que medir los riesgos", explicó, tanto por el peligro para la salud de los atletas como por la pérdida de entrenamiento que puede suponer un caso positivo.

Pero los entrenamientos no bastan, los púgiles necesitan medirse en torneos para llegar preparados a Tokio. "No nos podemos quedar solamente acá sin competir, porque necesitamos un buen rendimiento en los Juegos, así que es una situación complicada", reconoció.

Hasta el momento, la India es el segundo país con más boxeadores clasificados para Tokio, nueve, detrás de los once de Uzbekistán.

SIEMPRE BUSCANDO MÁS

Nieva, nacó en Argentina, pero en los 80 debió emigrar junto a su familia a Suecia con cinco años, acorralados los los desbarajustes ecónomicos y sociales que la dictadura militar, ya en retirada, había dejado en la Argentina. Comenzó en el boxeo junto a su hermano Frabricio en Suecia, antes de volver ambos a Argentina para representar al país en el boxeo.

En 1994 los hermanos Nieva fueron contactados por la Federación Argentina de Boxeo. La decisión de volver estaba pero había un pequeño detalle: "“Yo subí a 57 kg. y en ese peso estaba Fabricio. Así que decidimos que él se fuera para Argentina y yo me quedara en Suecia, para no enfrentarnos”.

Tras una frustrada participación en Europa que le imposibilitó clasificarse para los Juegos de Atlanta, Santiago se fue para Argentina y se convirtió en una pieza importante del equipo olímpico, pero no logró su boleto para estar en Sidney 2000, tras caer en la primera prueba del Mundial de Budapest y ahí empezó a cocinar otra decisión clave en su vida. “Entre la frustración del Mundial y algunas lesiones, empecé a perder la motivación. Me di cuenta que no llegaba a Sidney, que era lo que realmente soñaba como boxeador”, recuerda el cordobés.

Era una figura en un contexto de figuras. Compartía equipo con Narváez, Saputo, Maravilla Martínez, entre otros... Era un diamante en bruto al que cualquier entrenador hubiese querido pulir para llevarlo al profesionalismo. Santiago Nieva, múltiple campeón aficionado, un buen día dejó helados a todos con su decisión: “Profesor, me retiro”, le dijo al cubano Sarbelio Fuentes, por aquel entonces maestro y entrenador de la selección argentina de boxeo. Nadie entendía nada.

Con apenas 23 años colgó los guantes y le dieron un lugar en el cuerpo técnico de la Selección Argentina. Pero un tiempo después se volvió a su viejo club en Gotemburgo, donde comenzó a dar clases de boxeo. Con su capacidad, el salto a la selección olímpica de su segundo país, en 2008, en el mundo fue un trámite. Luego fue director deportivo de la federación sueca, entre 2013 y 2016, hasta que le llegó la oferta desde la India.

Llegó al país asiático para ser entrenador de los varones y director de alto rendimiento de todas las selecciones.