<
>

José Ramón Fernández: Azteca no quiere el futbol, pero sí un negocio de 400 millones de pesos

play
Monarcas agradece el trabajo de Guede (1:38)

El conjunto michoacano publicó un video en el que agradecen el trabajo de su exentrenador. (1:38)

MÉXICO - Señoras y señores... en estos meses de la pandemia, de la crisis sanitaria, en la Liga MX y en la Federación Mexicana de Futbol ha pasado todo, desde desaparecer el descenso y el ascenso, hasta terminar el campeonato de Liga MX y seguir acomodando franquicias.

Morelia es uno de los equipos legendarios del circuito, desde la época de Antonio Carbajal, que lo manejaba él y Nicandro Ortíz, quién traía a muy buenos jugadores chilenos.

De repente, apareció el dueño de Azteca, al que no le gustaba el futbol, y compró el Morelia, se lo ofrecieron barato y lo compró para tener una silla en la Federación Mexicana de Futbol.

Y el Morelia empezó a caminar y caminar, hasta que en el año 2000 se coronó campeón de futbol derrotando al Toluca por penaltis en la Bombonera.

El presidente del club tenía que entregar el trofeo a Darío Franco en el vestidor y ni siquiera sabía quien era Darío. Después, se metieron a algunas otras finales, tuvo buenos momentos con Tomás Boy y fue un equipo que siempre peleaba, con poco presupuesto y una ciudad importante como es Morelia.

Hoy, se abre la posibilidad de un gran negocio, Mazatlán tiene un estadio nuevo, que es propiedad del gobierno, y Morelia tiene una franquicia que puede vender perfectamente porque la asamblea vale un ‘pepino’, no opina ni dice nada.

Morelia va y lo vende en 400 millones, mientras TV Azteca se queda con los derechos de transmisión y pondrán a alguien al frente de ese equipo de Mazatlán.

Ya se veía venir algo desde que "renunciaron" a Álvaro Dávila, el hombre que mantuvo al Morelia durante muchos años a mitad de tabla, subiendo y bajando, pero siempre lo mantuvo.

Y hoy, tan fácil, abandonamos Morelia y nos mudamos a Mazatlán, hay más posibilidades de dinero, negocio es negocio y, a pesar de que Azteca rechaza constantemente el futbol, no rechaza los negocios.

Alguien antes se había querido meter a Mazatlán, pero era demasiada multipropiedad y lo marginaron, sin embargo, Morelia estaba atrás, escondido. Monarcas es un equipo que llevó Azteca como se llevó al Veracruz, mal manejados.

Obtuvieron un título en 20 años y al dueño de la empresa no le importaba el futbol, Azteca únicamente prefiere los partidos de Selección Nacional, de Copa del Mundo o comprarle a Televisa como sociedad futbolística

Por el Morelia pasaron grandes figuras desde Antonio Carbajal, que lo dirigió; hasta Marco Antonio Figueroa, el chileno que fue el gran goleador que metió más de 140 goles; Juan Carlos Vela, el chileno que también jugó en Pumas; y el “Mudo”Juárez, tuvo buenos jugadores y buenos momentos.

Hoy, tranquilamente se va a Mazatlán, ¿es mejor plaza?, puede ser, es una plaza beisbolera que está muy cerca de Dorados de Culiacán, que ha luchado intensamente por subir a Primera y no ha podido, no va a subir. Pero Mazatlán sí, porque tuvo un estadio bonito, construido por el gobierno del estado, que será arrendado seguramente, o cedido, a la nueva franquicia.

Son cambios que exigen los extravagantes millonarios que manejan el futbol. Hoy aquí, mañana acá y después desaparece. No hay pasión por el futbol, solamente el negocio y este es el negocio, escrutar el pueblo de Mazatlán con un estadio bonito y espectacular al que le faltaba una franquicia, un equipo de futbol del que tendrá TV Azteca el poder de los derechos de televisión y de la nómina se encargará el que sea “dueño” de este nuevo equipo, que todavía no sabemos quién es porque no ha dado la cara.

Si esto se hace, que es un hecho, la Liga MX vuelve a permitir el cambio de franquicias. Es indudable que a Enrique Bonilla le ha hecho daño la pandemia y muy seriamente.