<
>

El caso de Salón de la Fama de David Ortiz frente a los de Ivan Rodríguez y Jeff Bagwell

play
Ausencias y regresos en la boleta de Enrique Rojas para Cooperstown (4:01)

El destacado talento de ESPN explica su voto en la boleta de 2021 al Salón de la Fama de Cooperstown. (4:01)

El pelotero dominicano parece que logrará entrar a la inmortalidad en su primera aparición en la boleta de votación, pero casos similares muestran que nada está seguro hasta que se revelen todos los votos

A tan solo horas de que finalmente sea anunciado si alguno de los nominados dentro de la boleta del Salón de la Fama de Cooperstown para la clase 2022, el dominicano David Ortiz se encuentra encabezando a todos los 30 hombres que en la referida boleta aparecen.

De acuerdo con Ryan Thibodaux (TW/ NotMrTibbs), quien por años ha realizado una recopilación de todas las boletas que los votantes hacen públicas antes de la fecha de anuncio de si alguien entra a Cooperstown, un total de 194 boletas han sido reveladas y David Ortiz aparece en el 83.5 por ciento de estas, lo que le asegura el mínimo necesario para convertirse en un inmortal del béisbol (75%).

Sin embargo, nadie tiene nada asegurado hasta la revelación final de todos los votos y existen dos casos del pasado que pueden ilustrar las únicas dos decisiones que rodean a David Ortiz, entra o no al Salón de la Fama.

El primer caso es el de otro latino que logró entrad en 2017, Iván “Pudge” Rodríguez. Considerado por muchos como el mejor receptor latino de la historia, el boricua tuvo espectaculares números, obtuvo múltiples premios y al igual que “Big Papi” fue relacionado con el uso de sustancias para mejorar el rendimiento de acuerdo con el infame Reporte Mitchell de 2003.

En su caso, Rodríguez mantuvo números similares a los de Ortiz a lo largo de la revelación de las boletas de votación, de hecho, llegó a 200 boletas apareciendo en el 80 por ciento de estas, lo que apuntaba a que entraría cómodo a Cooperstown. La realidad terminó siendo que “Pudge” alcanzó la inmortalidad con el 76 por ciento de los votos, es decir un solo por ciento más que el mínimo necesario.

Esto se debe a que la gran masa de los votos no es revelada hasta que se da el número completo el día del anuncio de quiénes entran al Salón de la Fama, lo cual lleva a que no se pueda establecer una tendencia correcta, salvo en escasas excepciones (siendo Mariano Rivera, el único que ha logrado entrar de manera unánime a Cooperstown, el mejor caso).

El caso de Jeff Bagwell en 2016 es igual de curioso que el de Iván Rodríguez y en la actualidad, refleja lo que podría ocurrir con Barry Bonds y Roger Clemens (quienes también están por encima del por ciento necesario para entrad al Salón de la Fama), aunque tiene claras similitudes con Ortiz.

Bagwell se mantuvo promediando más votos que “Big Papi” hasta las 130 boletas reveladas, donde rondaba el 85% y luego de ahí, inició un importante declive que lo vio descender de forma estrepitosa hasta quedar en 77.4% con 200 boletas reveladas en ese año. El estadounidense terminaría quedándose fuera de Cooperstown para 2016 y tendría que esperar hasta 2017, seis años después de aparecer por primera vez en la boleta de votación.

En ambos casos, David Ortiz mantiene un cómodo colchón porcentual en caso de que cuando se revelen todas las boletas, haya una tendencia a la baja, lo cual le mantendría dentro del mínimo necesario para acceder a Cooperstown, sin embargo, tal como se dijo antes, nada está asegurado hasta que el anuncio sea realizado.