<
>

Robinson Canó regresa a la élite de intermedistas dominicanos

Canó, Marte y Ramírez son los principales intermedistas dominicanos en MLB. ESPN

Luego de dos años difíciles en el 2018 y 2019, Robinson Canó ha sido uno de los mejores bateadores de las Grandes Ligas en la actual campaña.

Al comenzar la temporada de Grandes Ligas era fácil señalar a los principales intermedistas dominicanos en el negocio. Ketel Marte, de Arizona Diamondbacks y José Ramírez, de Cleveland Indians, son dos estrellas jóvenes que han acumulado éxito en temporadas recientes y son piezas de suma importancia para sus franquicias.

Pero pocos contaban con el regreso de Robinson Canó, veterano segunda base de New York Mets quien, luego de dos temporadas con una suspensión, leisones y con números por debajo del promedio, ha regresado este año como uno de los bates más potentes de la alineación de su equipo.

En el 2018, Robinson Canó apenas pudo participar en 80 partidos, mantuvo su calidad en el plato con un promedio de bateo de .303, un porcentaje de embasarse de .374 y 22 dobles en esa baja cantidad de encuentros.

Un año más tarde, la situación empeoró para el dominicano, ya que solamente vio acción en 107 juegos y su promedio descendió a .256, el más bajo en su carrera, y un OPS de .736, estadísticas muy alejadas de lo que se espera de un jugador con su nombre y salario.

Pero, luego de 28 partidos en este 2020, Canó ha sido uno de los mejores bateadores de todas las Grandes Ligas.

Su promedio de bateo es de .374, OPS de 1.074, siete cuadrangulares, siete dobles y 18 remolcadas. Canó perdió 10 partidos en la lista de lesionados temprano en la campaña.

Para comparación, Ketel Marte ha bateado para .299 en 36 partidos, con 11 dobles, un cuadrangular, 43 imparables, 10 remolcadas y 15 anotadas. Marte ha sido uno de los principales productores de hits este año, pero su poder ha descendido considerablemente.

En el caso de José Ramírez, ha jugado en 37 partidos, batea para .250, OPS de .830 y ha disparado ocho jonrones y siete dobles. Ramírez encabeza la Liga Americana con ocho bases robadas, tiene 28 carreras anotadas y 24 empujadas.

Para los Mets y para Canó, que cumple 38 años en octubre, es de suma importancia la producción que ha tenido este año y da un alivio pues es una muestra de que podría ser un jugador que aporte en las próximas temporadas.

Por el momento, Robinson Canó regresa a la élite de los dominicanos que juegan en la segunda base.