<
>

Freddie Freeman, de Braves, tuvo fiebre de 104.5 °F y rezó por su vida

play
Hay que cruzar los dedos para que el coronavirus no se propague cuando inicie la temporada (3:11)

Marly Rivera y Enrique Rojas nos cuentan todos los problemas que está teniendo MLB por el nuevo brote de infectados en EE.UU. (3:11)

ATLANTA -- Freddie Freeman no sabe si tiene tiempo para estar listo para el primer partido de los Atlanta Braves.

Después de un viaje aterrador en su batalla con COVID-19, Freeman agradece incluso tener una oportunidad.

El sábado, el cuatro veces All-Star reveló que tuvo una temperatura alta de 104.5 °F al principio de su batalla contra la enfermedad y rezó por su vida.

"Dije una pequeña oración esa noche", dijo Freeman en una videoconferencia. "Nunca antes había estado tan caliente. Mi cuerpo estaba realmente muy caliente ... Dije 'Por favor, no me lleves' porque no estaba listo".

Freeman dijo que la fiebre había bajado a 101 °F la mañana siguiente y se esfumó dos días después. Dijo que el sábado era su noveno día consecutivo sin síntomas, que también incluía dolores corporales, escalofríos y una pérdida temporal de sus sentidos del gusto y el olfato. Dijo que otros dos miembros de su hogar, su esposa y su tía, se están recuperando después de las pruebas positivas.

"Me siento genial", dijo. "Solo perdí una libra ... no perdí fuerza".

Freeman se reportó a Truist Park para entrenar el viernes solo una hora después de recibir su segunda prueba negativa para el coronavirus, lo que le valió la autorización médica para jugar.

La apreciación de Freeman de volver con el equipo era obvia. Los Braves publicaron un video en la cuenta del equipo en Twitter de Freeman, llevando su bate y su guante, diciendo "Esto es maravilloso" cuando salió del refugio y miró el campo el viernes.

"Siento que soy un niño en una tienda de dulces otra vez", dijo el sábado. "A veces olvidas lo mucho que amas este juego. Realmente lo extrañé. Estaba tan emocionado cuando llegué al patio".

Los Braves están encantados de que Freeman haya vuelto.

"Obviamente, cuando recuperas a tu mejor jugador, es algo positivo y bueno", dijo el manager Brian Snitker. "Estoy emocionado por él y por nosotros también".

Freeman estableció marcas personales con 38 jonrones y 121 carreras impulsadas la temporada pasada para ayudar a Atlanta a ganar su segundo título consecutivo en la División Este de la Liga Nacional. Se colocó cuarto en la votación del MVP en 2018.

El regreso de Freeman fue oportuno. El jardinero agente libre Yasiel Puig dio positivo por el coronavirus después de aceptar firmar con Atlanta. La prueba positiva anuló el trato.

Puig había sido visto como un reemplazo para Nick Markakis, quien optó por no jugar la temporada después de hablar por teléfono con Freeman.

"Desafortunadamente ese fue mi peor día", dijo Freeman, y agregó que no intentó influir en la decisión de Markakis cuando los dos hablaron nuevamente días después.

"Simplemente no estaba interesado en eso y lo entiendo totalmente", dijo Freeman.

Snitker planea darle a Freeman tantos turnos al bate como sea posible en los juegos interescuadras y los juegos de exhibición contra Miami Marlins planeados para el martes y el miércoles.

Cuando se le preguntó qué estaba buscando ver de Freeman, Snitker dijo: "No creo que tenga que buscar nada. Si está allí, estará listo".

Freeman dijo que le dolían las piernas el sábado después de su entrenamiento el viernes. Los Braves abren la temporada el próximo viernes en Nueva York contra los New York Mets.

Freeman fue uno de los cuatro compañeros de equipo que dieron positivo al comienzo del campamento de verano. El diestro Touki Toussaint, que no tenía síntomas, también regresó el viernes. El relevista zurdo Will Smith y el jugador de cuadro Pete Kozma no han regresado.

Freeman usó una máscara facial durante una entrevista en video y dijo que continuará tomando precauciones.

"Es muy grave", dijo, y agregó que su familia "hizo todo bien" para evitar la enfermedad. "Todavía de alguna manera me atrapó".